Donald Trump

Al parecer, el presidente estadunidense no aprendió del escándalo que se armó hace unos meses cuando en una reunión con legisladores se quejó de los migrantes que llegan a Estados Unidos de países que son “agujeros de mierda”. No comprendió que sus comentarios en reuniones privadas también se pueden someter a escrutinio público, y volvió a errar al asegurar que algunos migrantes indocumentados son “animales”. Ayer matizó que se refería a la MS-13, pero eso está muy lejos de ser suficiente.

Imprimir

Comentarios