Glaucoma | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 18 de Mayo, 2018

Glaucoma

Prevención. Perder la vista a causa de glaucoma es una discapacidad que hoy día se puede evitar, ya que en la clínica existen los métodos de diagnóstico y recuperación suficientes para que las personas puedan seguir viendo

Glaucoma | La Crónica de Hoy

Rosa “n” sentía fuertes punzadas en el ojo izquierdo, malestar que intentó mitigar con gotas oftálmicas que adquirió sin receta en la farmacia. Al paso de los días el malestar no cedió y la esfera ocular lucía enrojecida, condición que la impulsó a visitar al oftalmólogo, quien tras algunos exámenes de rutina concluyó diciéndole que perdería el ojo a causa del glaucoma.

Este evento ocurrió a finales de la década de los noventa, época en la que mediáticamente había poca información relacionada con el glaucoma y sus consecuencias. Ante la falta de sensibilización por parte de la población mexicana, era difícil entender la necesidad de asistir a la consulta con el especialista de los ojos, por lo menos una vez al año.

El glaucoma es una enfermedad ocular que presenta diferentes tipos, los cuales tienen el siguiente común denominador: 1) si la afección progresa hasta causar ceguera no hay forma de revertirla; 2) esta patología ocular inicia cuando se altera el flujo de sangre a través de los pequeños vasos sanguíneos que nutren al ojo; y 3) el deterioro vascular también lesiona al nervio óptico, que dicho de manera coloquial, es “el cable” que lleva las imágenes de los ojos al cerebro.

Con recursos limitados, un poco de conciencia de autocuidado e información específica, cualquier persona puede anticiparse al desarrollo del glaucoma; esto es porque en el sector público, asistencial y privado, los médicos oftalmólogos hacen campañas de salud ocular de manera periódica. Por ejemplo: cada 12 de marzo se conmemora el Día Mundial del Glaucoma, fecha que podría anotarse en la agenda de cada mexicano para asistir a consulta, revisión con la que el médico podría emitir un pronóstico certero de la salud ocular por los siguientes doce meses y anticiparse a algún trastorno incapacitante.

Espectro de la enfermedad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el glaucoma es la segunda causa más frecuente de ceguera y se estima que dentro de dos años la población afectada será de once millones de personas en el mundo.

Detectar esta patología puede ser complicado porque al principio no causa síntomas, lo más frecuente es que se manifieste la etapa aguda después de que las personas cumplen sesenta años de edad. Si existen antecedentes en la familia, los especialistas han sugerido la revisión periódica con el oftalmólogo una vez que se cumplen los cuarenta años de edad.

Al principio las personas pueden notar que los colores no tienen brillo ni tono. “Se ven como la ropa de color después de lavarse muchas veces”, comentó el cirujano oftalmólogo Alfredo Castillejos, especialista en glaucoma y catarata. Explicó que otra de las manifestaciones iniciales es que bajo la luz intensa el color blanco se ve más brillante; en contraste, en la obscuridad los ojos no se pueden adaptar y necesitan el doble de tiempo para adecuarse al entorno.

Cuando una persona ha perdido amplitud de ángulo visual, es decir que casi no puede percibir las cosas que están a la derecha e izquierda de sus ojos y que sólo puede ver lo que está de frente, es porque el glaucoma está en fase avanzada con pronóstico reservado. Para entender a las personas con glaucoma, habrá que observar el entorno a través de un popote e imaginar que este limitado campo de visión se irá cerrando hasta que no pueda pasar la luz, es decir, la ceguera.

El oftalmólogo Castillejos comentó que el glaucoma, afecta tanto a personas en apariencia sanas como a quienes tienen obesidad, hipertensión y diabetes. En este sentido resulta común que las personas con trastornos del metabolismo, la circulación y la insulina, tengan la presión intraocular elevada.

Por otra parte destacó que el glaucoma de tensión normal lo padecen adultos entre 35 y 50 años que por lo general son ­atléticos pero que casi siempre tienen las manos y los pies fríos. “Esto se debe a que de manera neuronal, su cerebro no puede regular la presión de los vasos sanguíneos”.

Innovación. Mientras que a finales de la década de los noventa iniciaba una revolución medicamentosa con fármacos que lograban regular la presión intraocular de los ojos, hoy día la ciencia y la tecnología han logrado desarrollar cirugías que en menor tiempo y con mayor seguridad ayudan a las personas a detener y recuperar la función de sus ojos.

En este sentido, el doctor Castillejos comentó que la cirugía láser no solamente reincorpora a las personas a sus actividades cotidianas en un solo día, —con cirugías convencionales la convalecencia puede ser de dos semanas a un mes—, sino que también abate costos.

“Una cirugía en la que se coloca una válvula en la esfera ocular del paciente cuesta treinta y cuatro mil pesos por ojo. Con el láser micropulsado transesclear la inversión es de quince mil pesos y se operan los dos ojos”, destacó el especialista quien es graduado por la UNAM y la Universidad de Nueva York.

En relación con el método de diagnóstico, indicó que con el uso de la tecnología, las personas pueden hacer su propia detección oportuna tomándose una fotografía de sus ojos, pues la imagen la envían a centros remotos donde hay especialistas que valoran cada caso. “Incluso hay sistemas de inteligencia artificial que pueden sustituir la intervención del médico para emitir el dictamen”.

Al buscar en la red, una de estas empresas es la firma española Atrys, la cual dentro de la rama de telemedicina ofrece el servicio de oftalmología, recurso con el que las personas pueden monitorear su salud ocular de manera periódica y acudir con el especialista en el momento en el que el sistema les indica que algo anda mal. Con la finalidad de acercar los beneficios de la ciencia y la tecnología al grueso de la población, la Fundación Clínica Para Ojos (Fundación CPO), apoya a las personas que no puedan pagar su tratamiento y después de analizar cada caso y hacer un estudio socioeconómico se busca la manera de ayudar al paciente.

Imprimir