Mundo

Por presión del Papa dimiten todos los obispos de Chile, por el escándalo de abusos sexuales

Francisco acusó a la jerarquía eclesiástica chilena de destruir (documentos) evidencias de delitos sexuales, de presionar a los abogados de la Iglesia para reducir las acusaciones

En un hecho sin precedentes, los 31 obispos de la conferencia episcopal de Chile presentaron ayer su renuncia en bloque al papa Francisco por un escándalo de abusos sexuales y su encubrimiento. La dimisión es la mayor consecuencia hasta la fecha del largo historial de abusos en la Iglesia católica, reportaron  medios locales y de Chile.

Tras una reunión de emergencia con el papa en Roma, los 31 obispos comunicaron la firma de un documento en el que ofrecen su renuncia y ponen su destino en manos del pontífice, quien puede aceptarlas una por una, rechazarlas o demorar su decisión.

Este suceso pone de manifiesto el daño que el caso ha provocado no solo en la Iglesia católica en Chile sino en el conjunto de la institución.

DETONANTE. El Papa había acusado a la jerarquía eclesiástica chilena de destruir (documentos) evidencias de delitos sexuales, de presionar a los abogados de la Iglesia para reducir las acusaciones y de “grave negligencia” en la protección de los menores ante los sacerdotes pedófilos.

En un demoledor documento de 10 páginas entregado a los obispos chilenos durante una cumbre esta semana, Francisco apuntó que los obispos eran colectivamente responsables de los “graves defectos” en el manejo de los casos de abusos y de la consiguiente pérdida de credibilidad de la Iglesia católica.

INFORME. El informe, reportado por la televisora chilena T13 y autentificado por el Vaticano ayer, elevó la presión sobre los obispos para que éstos renunciaran en bloque ya que el pontífice les dijo que “nadie puede eximirse a sí mismo y colocar el problema sobre los hombros de los demás”.

Francisco había convocado a toda la conferencia episcopal chilena a Roma tras reconocer que había cometido “graves errores de juicio” en el caso del obispo Juan Barros, a quien las víctimas del sacerdote Fernando Karadima acusan de haber sido testigo de los abusos y no denunciarlos.

ESCÁNDALO. El escándalo creció más allá del caso de Barros luego de que el Papa recibió un informe de 2 mil 300 páginas elaborado por los dos expertos en delitos sexuales del Vaticano que fueron enviados a Chile para investigar el problema. El reporte no se ha hecho público, pero Francisco citó sus principales conclusiones en las notas al pie del documento que se entregó a los obispos chilenos en Roma.

 

Imprimir