Festival de Cannes se llena de drama y delirio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 18 de Mayo, 2018

Festival de Cannes se llena de drama y delirio

Ayka y Un couteau dans le coeur son dos películas completamente diferentes que optan a la Palma de Oro

Festival de Cannes se llena de drama y delirio | La Crónica de Hoy

El duro drama de una mujer kirguisa en Moscú y el delirio de un thriller con el cine porno de fondo fueron los temas abordados por los filmes Ayka y Un couteau dans le coeur en la penúltima jornada del 71 Festival de Cannes.

Dos películas completamente diferentes que optan a la Palma de Oro, pero que no han tenido buena recepción en Cannes, excepto por la interpretación de la kazaja Samal Yeslyamova como la mujer de la historia dirigida por Sergey Dvortsevoy.

Yeslyamova es Ayka, una mujer que tras dar a luz a su bebé, se escapa del hospital y vuelve a su vida de trabajo en negro, explotación y miseria.

Una historia que refleja una espantosa realidad, como resaltó en rueda de prensa el realizador, que vive en Moscú y que cuando supo que en 2010 las mujeres kirguisas habían abandonado a 248 niños en esa ciudad, decidió investigar las razones.

“He nacido y crecido en Kazajistán y sé cómo las mujeres de Asia Central están ligadas a sus hijos, así que me pregunté qué podría pasar para que los abandonaran así”, explicó.

Al entrar en ese mundo fue consciente de la ignorancia en la que vivía. “No conocemos los dramas que nos rodean y lo que empuja a la gente a renunciar a sus propias raíces”, indicó.

Una película con un 80 por ciento de improvisación, en la que el director siguió con la cámara a la actriz durante meses, mientras recorría Moscú en medio de tremendas nevadas para conseguir la mayor veracidad que buscaba.

“Sergey quería emocionar a los espectadores”, señaló por su parte la actriz, que recordó cómo repetían sin cesar cada escena hasta que lograban exactamente lo que quería el realizador, quien buscaba capturar “la realidad sin filtro”.

Una película que no mantiene ningún punto en común con Un couteau dans le coeur, del francés Yann Gonzalez, un thriller disparatado en el contexto del cine porno gay en los años setenta, con Vanessa Paradis como productora de esas películas y que cuenta con la participación del mexicano Noé Hernández.

Coproducción de Francia, México y Suiza, el filme es un ejercicio de estilo difícil de entender que se mueve entre el drama y la parodia, sin optar por ninguno de los dos.

Es el segundo largometraje de Gonzalez, un director que ama el cine subversivo y que parte de la música a la hora de construir sus películas.

“Es una película en la que literalmente me ha vaciado. Mostré algunas películas a Vanessa, como alguna de Brian de Palma, que para mí es el maestro absoluto en términos de thriller sentimental, de sentimientos, de amor, algo que me conmociona”, explicó Gonzalez en rueda de prensa.

La película narra una serie de asesinatos entre actores de cine porno cometidos por un enmascarado que utiliza un pene de plástico con un cuchillo, muertes siempre relacionadas con una productora dirigida por Anne (Vanessa Paradis).

“Cuando eres actriz tienes ganas de hacer un personaje así de rico e intenso, es un regalo sublime. Acepté al momento. No hago cine muy a menudo, hago más música, y me sorprendió que pensara en mí”, afirmó la actriz.

Una película ambientada en los locos años setenta, lo que proporciona al realizador el escenario perfecto para los excesos de su historia.

“Quería mostrar el hedonismo, ese disfrute colectivo que desapareció con los años del sida. Ahora hay una cierta esperanza que está renaciendo sobre los escombros del mundo”, dijo Gonzalez, que cree que la película cuenta lo que él percibe a su alrededor.

Tras la presentación de estas dos películas ya solo queda una por ver de las 21 que componen la competición oficial. Es Ahlat Agaci (“Le poirier sauvage”), más de tres horas de metraje del turco Nuri Bilge Ceylan, quien ya ganó la Palma de Oro de Cannes en 2014 por Sueño de invierno.

 

Imprimir