Greg Abbot

Una causa de la matanza de ayer en Texas es la facilidad con la que pueden tener armas en las casas estadunidenses y ser tomadas por adolescentes para disparar, en este caso, contra sus compañeros. El Gobernador del estado debería, antes de mostrar su afinidad con la Asociación Nacional del Rifle, tener en mente a sus ciudadanos y su seguridad con medidas que dificulten la venta de armas a cualquiera y lanzar una campaña de despitolización, no basta con dar condolencias por los muertos.

Imprimir

Comentarios