Osorio, los 28 pre-elegidos, Margarita Zavala y otras cosas. - Carlos Matute González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 18 de Mayo, 2018
Osorio, los 28 pre-elegidos, Margarita Zavala y otras cosas. | La Crónica de Hoy

Osorio, los 28 pre-elegidos, Margarita Zavala y otras cosas.

Carlos Matute González

¿Quién va al Mundial como jugador de la Selección Mexicana? Quien está en la lista de Osorio, menos cinco. Sólo van 23. Ninguno más. No hay recurso alguno para los excluidos, ni posibilidad de reconsideración para los afectados. La resignación es lo aconsejable. Los únicos que tuvieron voz y posiblemente voto, dependiendo de la fuerza económica, fueron los patrocinadores y los promotores, que seguramente se manifestaron en lo oscurito.

¿Van los mejores? Eso sólo pueden saberlo los expertos y quienes siguen la trayectoria y desempeño de cada uno de los convocados y no convocados con nivel futbolístico suficiente. ¿El Gallito Vázquez debe ir? Se pregunta un experto y él mismo se contesta: “Hay que creerle a Osorio”.

¿A quién le importa? A muchas personas, sobre todo a aquellos ilusionados con el quinto partido. Aclaración para los neófitos: este partido es el que jugaría la selección mexicana si logra pasar la fase de grupos (primero al tercero), gana el de octavos de final (cuarto) y logra acceder a cuartos en la antesala de una de las dos semifinales. Hay mucho debate sobre el particular. Habrá más, cuando llegue el corte de 5 de los convocados.

¿Quiénes son los elegidos? Me quiero imaginar que los mejores. No soy experto, pero lo que sí estoy seguro es que es una decisión unipersonal con una mezcla de presiones de la cúpula de dirigentes, dueños de equipos y patrocinadores. ¿Cuánto dinero se perdería si uno de los futbolistas que ya promueven marcas comerciales no estuviera en la lista? Difícil situación para el anunciante y una causal de reclamo al seleccionador nacional. Luis García, el comentarista deportivo, afirma que el entrenador nacional sólo es consistente en sus convocados y la alineación siempre es un misterio.

El técnico decide. Los jugadores acatan -no tienen muchas opciones- y hasta la manifestación de su enojo públicamente es inconveniente. Los aficionados no tienen ninguna participación en este proceso y los medios de comunicación lo convierten en noticia para elevar su audiencia y las ganancias.

A la publicación de la lista le sigue un periodo de preparación de los pre-elegidos y competencia. Algunos no estarán en la definitiva. El mundo del futbol entra en un periodo de expectativa. Los partidos amistosos y los pronósticos. Las elucubraciones sobre las posibles figuras del campeonato –ídolos, dicen los más dramáticos- apuestas e ilusiones de sentirse triunfadores en salea ajena. Todo mundo a la espera del gran día en que inicie la competencia. El trajín de las ciudades se congela por dos horas -cuando juega el equipo nacional- y todos se hermanan.

Algo similar ocurre con las elecciones. Margarita Zavala se retira porque no tiene equipo, ni patrocinadores, ni siquiera una esperanza ínfima de pasar el mínimo de votación para salir de la categoría de candidatura testimonial. Al parecer cada día eran menos los que querían aparecer en la lista de convocados a su campaña.

Margarita, en su estilo muy personal, se queja de las prebendas y privilegios que le favorecieron cuando era militante influyente en el PAN y no apoya a ninguno de los candidatos que permanecen en la contienda. Deja en libertad a sus posibles votantes de elegir su nueva preferencia, como si la voluntad de éstos le perteneciera, y se queda en el universo de los tibios. Todos sabemos que no puede apoyar a AMLO, ni a Anaya, pero no se atreve a manifestarse a favor de Meade. Como con Osorio, no se conoce abiertamente la alineación de su equipo, tal vez lo exprese antes del día de la votación.

Los otros candidatos hicieron sus listas al iniciar la campaña. Ahora veremos cómo funcionan sus equipos. Hay, como en los convocados de Osorio, recomendados, quienes no están en su mejor nivel, pero populares entre los patrocinadores y otros que son figuras del pasado, que sólo están por su ¿experiencia y liderazgoe o para igualar el número de asistencia a los mundiales.

La diferencia es que los equipos ya están en plena competencia. Los cambios, en estos momentos, son cuestionables, tal y como pasa en la sucesión del Presidente del CEN del PRI, y las incorporaciones a los círculos cercanos de los candidatos son improbables. Habrá personas que sumen sus simpatías a las distintas campañas, pero los dados están jugados y sólo podrán obtener responsabilidades directas los competidores a un puesto de elección popular. Ellos -eventuales gobernadores, senadores, diputados y presidentes municipales- son quienes consolidarán el voto a favor de los partidos y coaliciones o ahuyentarán al votante.

El equipo sí importa. Los malos candidatos restan al proyecto nacional. Los buenos suman. Ya veremos, a juicio del elector, quién integró su mejor equipo. Eso, como en el caso de la selección mexicana, lo sabremos hasta julio.


Profesor del INAP
cmatutegonzalez@yahoo.com.mx

 

 

Imprimir

Comentarios