Mundo

Maduro promete sacar de la agonía a la economía de Venezuela, pese al cierre de 530 mil empresas

Comicios. Este domingo más de 20 millones de venezolanos están llamados a las urnas para elegir por la continuidad del dictador, que va por un segundo mandato consecutivo de seis años, o decidir por el cambio entre los otros cuatro candidatos 2 La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no participar y lanzó un llamado a abstenerse a votar y no participar en este circo montado por el régimen

Sin muestras reales de que Venezuela saldrá en el corto plazo de la crisis político, social y económica que la afecta desde hace más de 15 años, el dictador Nicolás Maduro, que este domingo tiene “amarrada” la reelección en unas ilegítimas elecciones presidenciales donde no hay una oposición real, no ha dejado de pregonar que a través del Plan de la Patria (sustentado en expropiaciones de empresas, control de centros distribuidores de alimentos y manipulación de precios en productos básicos), resucitará a la golpeada economía. El gobernante se ha encargado de guardar silencio sobre las más de 530 mil empresas que cerraron o dejaron su país en los últimos dos años, entre ellas más de una docena de multinacionales, pero la situación tiende a gravarse, ya que según estimaciones del gremio empresarial venezolano, cada día 50 empresas desaparecen, destacan reportes de medios locales como el periódico El Nacional, el portal Tal Cual Digital y los periódicos de Colombia El Tiempo y el estadunidense El Nuevo Herald.

Desde que en febrero pasado Nicolás Maduro se autonombró candidato a la presidencia para buscar un segundo mandato en unas elecciones presidenciales vacías, sin candidatos reales de la oposición, el dictador no se ha cansado en prometer que después de la jornada electoral se dedicará íntegramente a “sanear la economía del país” y rescatar a la nación petrolera de la supuesta guerra que la oposición y Estados Unidos lanzaron para hundir a Venezuela.

Sin argumentos sólidos ni planes financieros creíbles en los que explique cómo sacará al país suramericano del abismo en el que se encuentra, el mandatario venezolano ha guardado silencio sobre las más de 530 mil empresas de las 800 mil que había hasta 2008 y que cerraron sus puertas o dejaron esta nación debido a la crisis económica.

DESEMPLEO. El periódico venezolano El Nacional señala que, según reportes del Consejo Nacional de Comercio de Venezuela (Consecomercio) y del Instituto Nacional de Estadísticas local, en 2008 estaban registradas más de 800 mil firmas empresariales en todo el país, de diferente índole, pero hasta lo que va del 2018, no hay más de 270 mil compañías activas. Se han perdido 530 mil empresas como consecuencia de la crisis y de las políticas aplicadas por el régimen socialista.

Esta entidad, que representa a 120 cámaras de comerciantes y empresas de servicios de Venezuela, ve con pesimismo el futuro inmediato del gremio, donde no hay nuevas empresas y el desempleo aumenta sin control.

Según el diario El Nuevo Herald, durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez, entre el 2002 y 2016, en este último año ya con Maduro en el poder, fueron expropiadas casi 700 empresas de capitales privados bajo los argumentos de que sus políticas y precios iban en contra de los intereses de la patria.

Al respecto, el primer vicepresidente del Consejo Nacional del Comercio y Servicios de Venezuela (Consecomercio), Vito Wenceslao, dijo al portal TalCualdigital, que 50 empresas han estado cerrando diariamente en lo que va del año. Consecomercio estima que de acuerdo con estas proyecciones y si no hay cambios reales en las políticas del gobierno, para levantar a la economía, estarían por cerrar 18 mil empresas al cierre del 2018, lo que representaría a unas 1 mil .500 empresas por mes.

MULTINACIONAL. En tanto, la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), no ha ocultado su preocupación por el cierre de empresas de todo tipo, entre ellas más de una docena de multinacionales como Kellogg’s, que siguió los pasos de Kimberly Clark, Clorox, Colgate-Palmolive, Coca-Cola, las armadoras de autos General Motors, KIA, las llanteras Bridgestone y Pirelli, las aerolíneas United Airlines, General Mills, Lufthansa, Aeroméxico, Air Canadá, Gol y las fabricantes de juguetes Mattel y Brahma, lo que ha agravado más la situación económica en el país.

Reportes del periódico local El Nacional y del colombiano El Tiempo refieren que Maduro al no saber cómo resolver la crisis económica del país ha optado por expropiar los inmuebles e infraestructuras de las empresas que cerraron o dejaron el país y las ha entregado a los trabajadores para que sigan laborando, dejándolos a su suerte sin saber si hay materia prima para continuar y quien les surtirá los insumos que deben importar para sacar adelante la producción.

Fedecámaras hizo un llamado en abril pasado al régimen de Nicolás Maduro a recapacitar y tomar en cuenta la voz del pueblo y pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el régimen, para que suspendiera las elecciones del 20 de mayo y convoque a otros comicios reales, que cumplan con la Constitución y con la legitimidad internacional, solicitud que fu ignorada.

Estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), refieren que la situación en Venezuela más que mejorar empeora, con un desempleo que alcanzará el 30 por ciento y los precios de todo tipo de bienes en el país aumentarán un 13 mil por ciento este año. Se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) se reduzca en un 15 por ciento; disminuido en casi un 50 por ciento desde 2013.

PANORAMA. El régimen de Maduro ya incumplió parte de su deuda, que representa casi el 120 por ciento del PIB y con este panorama promete resucitar a una economía que agoniza, con una administración a su mando que sólo ha incrementado más hambre y pobreza.

Este domingo, más de 20 millones de venezolanos están convocados a las urnas para decidir por la continuidad de la dictadura con Maduro, que va por un segundo mandato consecutivo de seis años, o decidir por el cambio entre los otros cuatro candidatos que sólo le hacen sombra. La plataforma opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no participar y lanzó un llamado a abstenerse a votar y no participar en este circo de la dictadura.

Para estas ilegítimas elecciones presidenciales, Maduro aparece 11 veces en la papeleta y para justificar que si existe adversarios ajenos al gobierno, en esta contienda decidieron sumarse al juego del régimen el candidato independiente Luis Alejandro Ratti y Henri Falcón, éste último cuenta con tres partidos que le apoyan además del suyo, Avanzada Progresista. También aparecen el expastor Javier Bertucci y Reinaldo Quijada, aspirante por Unidad Política Popular 89 (UPP89).

Imprimir