Ciudad

Suspenden a dos por cobros indebidos por desazolve

La Secretaría de la Contraloría General de la CDMX informó que los dos trabajadores fueron separados temporalmente de su cargo, en tanto continúa la investigación ◗ Quienes sean hallados responsables podrían alcanzar hasta 10 años de prisión

El cobro indebido de desazolve mediante camiones dragadores o Vactor derivó en la suspensión de dos funcionarios públicos que estarán sujetos a investigación y que podrían alcanzar hasta 10 años de prisión si se comprueba su responsabilidad.

Se trata de las primeras acciones del Gobierno de la Ciudad de México, luego de que Crónica diera a conocer el asunto.

La Secretaría de la Contraloría General de la CDMX mantiene una investigación con el número de expediente CG DGAJR DQD/DEN/217/2018 y suspendió temporalmente a los servidores públicos de su cargo, con el objetivo de impedir que estos actos se sigan repitiendo y perjudiquen a la ciudadanía.

“La Dirección de Quejas y Denuncias de la Dirección General de Asuntos Jurídicos y Responsabilidades continuará con las investigaciones respectivas para determinar conforme a derecho y en caso de existir responsabilidad administrativa se substanciará el procedimiento administrativo respectivo y en su caso se impondrá sanción que pudiera ser hasta una inhabilitación  por 10 años”.

Crónica dio a conocer que los llamados Vactor del Sistema de Aguas de Ciudad de México estaban cobrando entre 2 mil y 3 mil 500 pesos por cada trabajo que, oficialmente, el servicio debería ser gratuito.

El dinero se reparte hacia arriba, con los jefes del área responsable en el Sistema de Aguas de la Ciudad de México de acuerdo con los conductores de las unidades.

Los camiones Vactor se ofrecían como servicio privado, a través de tarjetas de una presunta empresa Sanitaria Técnica, dedicada al desazolve “para todo tipo de drenajes, servicio de alta presión o succión” y con “los mejores presupuestos”.

La temporada de lluvias inicia, por lo que una cuadra representa cerca de 12 mil pesos con tres horas de trabajo invertido, según pudo constatar este diario que, simulando ser ciudadano en apuros por mal funcionamiento de sus drenajes, hace ir y venir a los camiones oficiales.

Una vez que se contrata por teléfono un servicio “privado”, para sorpresa del ciudadano aparece sin ninguna explicación un Vactor oficial, rotulado y con las mantas del Gobierno de la Ciudad de México Operativo para temporada de lluvias colgando en el costado.

También ofrecen potros o bombeo de aguas con otro tipo de maquinaria, aunque en este caso no se pudo corroborar que fuese también equipo público.

A diferencia de los servicios públicos y gratuitos, estos camiones llegaban a la brevedad, y sus operadores eran muy atentos con sus clientes; los servicios incluyen el desazolve de drenajes, servicio de alta presión o succión, según ellos con los mejores precios.

Los operadores vestidos con uniformes del Gobierno del Distrito Federal ponen en duda lo privado del servicio, pues cuelga una lona de los camiones rotulada con el distintivo y color de los demás servicios de la CDMX, para invitar a la población a que tome precauciones por la temporada.

Después de una conversación con el personal aseguran que el dinero que se junta va hacia arriba, ya que una buena parte se le entrega a sus jefes, y debido a lo anterior no se puede proporcionar ningún recibo de pago, y en caso de no juntar el dinero no se obtiene dicho servicio, pero te invitan a juntarlo en uno o dos días para poder regresar.

La corrupción llegó a este servicio, uno de los más necesarios para la población, ya que en temporada de lluvias dichas alcantarillas se tapan provocando severas inundaciones, y como medida preventiva el gobierno de la CDMX presta los servicios supuestamente gratuitos de camiones Vactor.

Imprimir