Nacional

En Tijuana, debate definitorio

Esta noche de domingo se efectuará, en punto de las 21:30 horas (centro del país) el segundo debate presidencial. La sede elegida es la Universidad Autónoma de Baja California, campus Tijuana, y los moderadores (a quienes les ha tocado la dura tarea de hacerlo tan bien como los que participaron en el primer debate) serán Yuriria Sierra Solorio y León Krauze.

La sede en las proximidades de la línea fronteriza va alineada con la temática a abordar: Comercio Exterior e Inversión, donde evidentemente hay pendientes, como el nuevo Aeropuerto Internacional de México, pero donde el factor Estados Unidos ya es evidente.

En los bloques de discusión posterior se abordará la seguridad fronteriza y el combate al crimen transnacional, lo que nos colocará de lleno ante las propuestas que, obligadamente, esbozarán cómo llegar a la otra orilla de la era Trump.

El tercer segmento contempla los derechos a migrantes, lo que nuevamente ubicará a los Estados Unidos y a su actual presidente como grandes preguntas que deben responder los cuatros hombres que aspiran a gobernar el país.

México como territorio de un gran tránsito desde Centroamérica (y otros países) empieza a ser también un punto ineludible. Baste recordar (y quizás en el debate aparezca) que Tijuana se está convirtiendo en punto final e involuntario de la nueva migración procedente de Haiti y África. Aún más, los primeros desplazados mexicanos por la violencia del narco han llegado y han creado ciudades flotantes a unos metros de la valla fronteriza.

Los ingredientes para que sea un evento interesante están puestos. El Instituto Nacional Electoral (INE), por su parte, hizo un llamado público a la ciudadanía a seguirlo. El organismo ciudadano ofreció un recorrido por las instalaciones para demostrar que el foro (un plato televisivo) está listo para este gran evento.

Por si los temas no fuesen un bloque suficiente, la gran novedad serán 42 ciudadanos que, prácticamente con preguntas sorpresa, intervendrán para cuestionar a los aspirantes.

La salida inesperada de Margarita Zavala de la contienda ha recortado la duración del debate. Tendrá una hora 36 minutos de duración.

El primer bloque lo abrirá Jaime Rodríguez El Bronco y lo cerrará Ricardo Anaya. El último candidato en hablar será igualmente El Bronco, pero esas posiciones que en debates anteriores —de formato acartonado— parecían muy importantes, perdieron valor según se pudo constatar en el primer debate 2018.

Los ciudadanos participantes fueron seleccionados mediante un sorteo y harán preguntas directas a los candidatos.

LLEGADA. Cada candidato vivió su sábado en forma distinta, pero recurriendo siempre a los elementos que considera fuertes de su candidatura.

En la víspera del segundo debate presidencial, Ricardo Anaya mostró un video en el que golpea una pera de boxeo, imagen de juventud y fortaleza física a la que ha recurrido en varias ocasiones. Esta actitud de fortaleza física y juvenil es constante en Anaya, tanto en exposiciones en foros cerrados, como cuando ha recurrido a eventos públicos.

Jaime Rodríguez, El Bronco, tuiteó para decir que de pequeño le enseñaron que nada es imposible: ¿Qué dices? ¿Le entras?, pregunta a los votantes. Adicionalmente comenzó a deslizar propuestas de interés para la franja norte del país, especialmente lo que se refiere a una eventual baja de impuestos que permita incentivar la inversión privada.

José Antonio Meade llegó a la sede del debate y apareció acompañado de su esposa, Juana Cuevas. Han sido recibidos con música y porras, muchas porras. Es una ciudad muy significativa para el priismo y esto se ha hecho notar. De alguna forma, la Coalición Todos por México y su candidato están en casa durante este encuentro.

Finalmente, fiel a su estilo y a su estrategia, Andrés Manuel López Obrador ha continuado con su campaña, dando la impresión de que no hace una preparación especial para el evento de este domingo. En cualquier caso, ha elegido una gira sabatina difícil: Jalisco, un bastión duro por ser liderado por la coalición Por México al Frente.

Jalisco es un punto débil, tanto por la prevalencia de la emergente figura regional de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, como por el cuestionamiento del candidato de Morena al gobierno estatal, Carlos Lomelí, a quien se le culpa por supuestas compra-venta de terrenos asociados al narco.

Todo está puesto para un debate más que significativo para la mayor elección en la historia del país. Crónica contará con la presencia del cronista Rafael Cardona, por lo que, además de conminar a nuestros lectores a que vean el debate, también los invitamos a leer los entretelones este lunes.

Imprimir