Nacional

Migración: “Por ahora sólo hay enunciados, sin fondo, entre los candidatos”

En los pasados días, un conglomerado de asociaciones dedicadas a las problemáticas de la migración entregó lo que se titula Agenda Migrante: un compendio que resume las necesidades y posibles caminos hacia la mitigación de las causas de un fenómeno que no deja de aquejar a la sociedad mexicana.

Bernardo Méndez Lugo ha sido cónsul mexicano en  cinco entidades de los EU y embajador en El Salvador; director fundador de América Sin Muros, asociación promigrante sin fines de lucro, y comenta el asunto migratorio, tema central en el debate presidencial de hoy.

–Este domingo es el debate, ¿cómo van a hacer para que, como presidente, el ganador ponga en marcha los temas “irrenunciables” de la Agenda Migrante?

–En el balance de todos los foros, entre los posicionamientos de los candidatos no ha habido todavía alguno detallado. Ha habido enunciados. Ha habido ciertos pronunciamientos,… pero no hay una profundidad o consistencia para detallar de qué manera llevarían a cabo algunas de estas ideas. Ninguno. Ni José Antonio Meade, ni Andrés Manuel López Obrador ni Ricardo Anaya. Por ejemplo,  el tema de cómo abordar el tema de la reinserción laboral, social y familiar de los retornados: se han acumulado ya, en los últimos ocho años, más de 3 millones de personas, incluyendo los del periodo Trump, aunque la mayor parte son del periodo Obama. Y dentro de éstos hay medio millón de niños que regresaron con sus papás. No ha habido algo como un posicionamiento sobre este tema, en torno a  los niños y el ámbito educativo, el acceso a la salud y la vivienda.

–¿Y de la frontera sur?

–Otro tema del que casi no se ha hablado nada es el de la transmigración desde Centroamérica. Cada año pasa a México casi medio millón de personas que vienen principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala. Hay una tendencia creciente: los últimos datos indican que muchas de estas personas ya se quedan en México, que está pasando de país de tránsito a país de destino. Se calcula que se está quedando casi la mitad en México, porque no hay mucha posibilidad de cruzar o de conseguir alguna calidad de asilo o refugio en EU.

Y para este número de personas la problemática que se presenta en México es en cuanto al maltrato, sus derechos y su integración social y laboral.

Todavía no se dibuja en las estrategias y propuestas, algo que esté claramente delineado para apoyar a los deportados o a quienes regresan por la presión en algunos estados de los EU. Menos para los que se encuentran en situación de transmigración, quienes regresan a situaciones amenazantes.

–¿Y en cuanto a los mexicanos que siguen en los EU?

–En el ámbito de la defensa de los mexicanos en riesgo en los EU, son aproximadamente seis millones de indocumentados.

Aproximadamente 24 millones de mexicanos ya nacieron allá y tienen el riesgo de discriminación y xenofobia. Aunque el hecho de haber nacido en los Estados Unidos los protege para que no haya una deportación, no están del todo a salvo de situaciones de discriminación por el color de la piel. Dado el gobierno de Donald Trump, quienes son antimexicanos, se envalentonan para agredirlos.

Y no sólo para los indocumentados, sino que el racial ­profiling (convertirse en blanco de autoridades simplemente por la apariencia racial) hace que puedan correr peligro en algunos estados. Inclusive el tipo de vehículo y tipo de adornos son motivo de tratos discriminatorios. Cuando fui cónsul yo recomendé que no fueran tan evidentes con el tipo de adornos de sus vehículos.

En esos días se me fueron en contra grupos del Ku Klux Klan, en Alabama y en Georgia por publicar estas reglas, que en realidad son un llamado a respetar la ley local.

–¿Qué hacer para frenar la deportación de mexicanos?

–El subsecretario Carlos Manuel Sada dijo que si se junta una buena asistencia legal se puede evitar más de la mitad de las deportaciones y retardar otro tanto de ellas.

El problema es la asignación en 2017 de 2 mil millones de pesos para protección consular. En 2018  no se asignó nada parecido a esta cantidad.

Otros temas son los recursos y preparación de la red consular para prevenir de deportaciones. Retardarlas más de dos años podría evitarlas si el presidente Trump no es reelecto.

Son muchos temas, pero deberían invertirse quizá diez veces más recursos.

–¿Cuál es su opinión acerca de las acciones por parte de la SRE y los programas de gobierno?

–Deben fortalecerse los presupuestos y focalizarlos hacia los mexicanos más vulnerables. Así como el problema de los derechos humanos.

También debería haber procesos más frecuentes de regularización de extranjeros en México, porque cada vez se quedan más. Deben mejorarse las convocatorias, ser más incluyentes. Ya comentaba con Ricardo Anaya el problema de la certificación laboral: no hay convocatorias convincentes para que los mexicanos que aprendieron habilidades en los EU obtengan la certificación del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales…

 

 

Ahí pueden leerse las diez reglas de oro para los migrantes recientes en los Estados Unidos

http://www.huellasmexicanas.org/revista/diez-reglas-de-oro-del-inmigrante-reciente-en-estados-unidos,

 

Imprimir