The Drums cierran con broche de oro Festival Marvin | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 21 de Mayo, 2018

The Drums cierran con broche de oro Festival Marvin

Fotografías: Edgar Sagra

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El pasado sábado, distintos foros de la zona Roma-Condesa se unieron en una iniciativa por fomentar la cultura musical y difundir una escena nacional e internacional diversa en cuanto a ritmos y propuestas.

La octava edición del Festival Marvin brindó al público la oportunidad de disfrutar de bandas consolidadas como Gangof Four, legendaria agrupación inglesa de postpunk con más de cuarenta años de trayectoria; la cual al parecer absorbió la energía de los jóvenes presentes, pues sus integrantes irradiaban contagiosa adrenalina que se desbordó sobre una guitarra y un microondas que resultó destruido a palos por John Sterry Gaoler, vocalista del cuarteto.

Aunque los problemas técnicos de audio no favorecieron al carácter de Andy Gill, provocando que se desquitara por ello con su guitarra; fue notable la calidad y compromiso que la banda mostró al público, provocó evidente satisfacción en sus seguidores, quienes se mostraron efusivos durante la presentación pese a los inconvenientes de la producción.

Y completamente opuesto a ello, se encontró Marcela Viejo – ex integrante de Quiero Club – tecladista, Dj y compositora, que inició su proyecto como solista hace tan solo unos meses, sin embargo, con más de 13 años de experiencia musical se nota la calidad del proyecto que lleva de la mano de su más reciente producción musical que lleva por nombre Pequeñas Profecías, y de la cual sonaron temas como “Ciudad Flotante” y “Desde mi imaginación”.

“Tenía muchas ganas de estar aquí cantándoles estas canciones como solista, estoy muy contenta porque sus deseos son órdenes para mí”, expresó Marcela Viejo.

Mientras tanto, en Foro Bizarro la agrupación Carrion Kids hacía vibrar las paredes del pequeño recinto con su garaje punk, lleno de guitarras distorsionadas, estridencia y decadencia vocal.La banda tuvo a bien invitar al escenario a Álvarez, baterista de Los Maricas – banda de punk originaria de Bogotá -, la cual se presentó minutos antes que ellos en el mismo escenario.

Otro de los proyectos solistas que se pudieron disfrutar durante esta edición fue la del foreveryoung (siempre joven) Tito Fuentes, mejor conocido por su trabajo en Molotov. En uno de los diferentes proyectos que tiene, ahora como solista se presentó en el escenario MonkeyWeek en Cinespacio 24, frente a un número considerable de sus contemporáneos, de la mano de su reciente álbum titulado El Ocaso.

Quien tampoco decepcionó y por el contrario, tuvo buena convocatoria durante su presentación, fue Chingadazo de Kung Fu, quienes encendieron el escenario con temas como “No me importa (¡Oh, oh!)”, “#Imape” y“Asunto pendiente”.

“La siguiente canción habla de uno de los momentos más culeros de mi vida y se llama ‘Rehab’ (…) ¿hay alguien aquí que tenga el corazón roto? Esta canción es para corazones rotos”, expresó Marino, vocalista de la agrupación, instantes antes de comenzar a tocar dicha canción.

Otro de los favoritos que llenó de su “Blunt de Guayaba” el escenario del Parque España fue Simpson Ahuevo, quien con la caída del sol puso a bailar y viajar a los presentes. Así la fiesta continuó entre palabras llenas de brutal honestidad dentro de un ambiente cadencioso.

Avanzada la tarde, las nubes la inminente lluvia que caería, por lo que ya se veían grupos de jóvenes dirigiéndose a los distintos recintos, y mientras Editors saturó el Cinespacio 24 con un acústico que generó diversas expectativas, hubo quienes prefirieron ir a escuchar algo más bailable al escenario Departamento de la mano de Gnucci, proyecto encabezado por Ana Rab quien es considerada una rapper buffet, por su habilidad a la hora de mezclar ritmos en sus composiciones.

Por su parte, Las Cruxes se desvivieron en el Foro Bizarro, pese a la escasa asistencia del público; sin embargo, el peculiar ensamblajede esta banda le da un sonido muy particular y atractivo a su propuesta musical, cortesía de Yayo Trujillo – ex guitarrista de Pastilla -, quien lidera a la banda que contiene un poco de ese shoegazing característico de los años ochenta.

Alemán fue otro de los que abarrotó el recinto, calentando el ambiente con sus rimas, mientras afuera del MF 246 se encontraba una patrulla a la espera de cualquier percance, no obstante el ambiente se mantuvo relajado y enfocado disfrutar del rapero, quien al preguntarle al público si ya se podía ir, la respuesta era unánimemente negativa.

Como preámbulo a la presentación estelar de la noche, la banda oriunda de La Plata, Argentina, Un Planeta, calmó los ánimos y animó la espera en el Caradura. Con tan solo siete años de trayectoria, la banda ha destacado rápidamente dentro de la escena, lo cual la ha llevado a tocar en festivales de gran presencia internacional como Lollapalooza.

Drums regresó por segunda vuelta como parte de su gira promocional Abysmal Thoughts, la cual los trajo al festival Corona Capital el año pasado. Esta ocasión no fue diferente al respecto; fueron los encargados de cerrar la edición con una noche llena de baile, la cual arrancó con asombrosa puntualidad aún cuando el foro se encontraba en un tercio de su lleno; no obstante, bastaron los primeros temas para que la gente cubriera hasta tres cuartas partes del recinto.

Entre temas de su último material como “Blood Under My Belt” y “Heart Basel”, tampoco faltaron las icónicas canciones que se encuentran dentro de las favoritas del público, quienes no dejaron de saltar y bailar al ritmo de “Lets Go Surfing” y “Money”, por mencionar algunas.

Pero a opinión de algunos asistentes, el momento que se llevó la noche fue cuando interpretaron “Meet Me in Mexico”, tema escrito luego de los acontecimientos del pasado 19 de septiembre, que muestra la solidaridad que la banda tiene para con su público mexicano, luego de que Jonny Pierce donara parte de las ganancias de la banda para los afectados por el sismo. Es por ello que la fiesta de pronto se convirtió en una velada más que íntima en la que – como dirían en el teatro – la cuarta pared se vio anulada.

havh

Imprimir