Mundo

Tirador de Texas: “Quería suicidarme, pero me dio miedo”

Dimitros Pagourtzis entró el viernes a su escuela secundaria de Santa Fe, en Texas, al grito de “¡Sorpresa! Las van a pagar”, pistola y escopeta en mano. El joven de 17 años causó 10 muertos, entre ellos, una adolescente paquistaní que en junio debía regresar a su país tras concluir un programa de intercambio.
Al parecer, el adolescente habría confesado que su plan era perpetrar la matanza y luego suicidarse, pero que no tuvo el coraje suficiente para hacerlo. Además, habría explicado que no quiso matar a ninguno de sus amigos para que pudieran explicar su “historia”.
Su historia es que bailaba en un grupo de la iglesia ortodoxa griega y que amaba las armas, como su padre, que compró la pistola y la escopeta legalmente, y los videojuegos de guerra. Que era solitario y que vestía botas militares y ropa negra.
El viernes, antes del ataque, escribió en sus redes: “Es un día peligroso”. Mismas redes en las que aparecía con emblemas nazis, y con una playera que leía “Nacido para matar”. Nadie dio la voz de alarma.
Entre tanto, Paige Curry, de 17 años, respondía así cuando le preguntaron si lo que acababa de pasar le parecía irreal: “No, no lo pensé. Está sucediendo en todas partes; siempre he sentido que podía suceder aquí también”.
Mientras tanto, el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, provocó incredulidad cuando afirmó que “Si hubiera sólo una entrada para los estudiantes, tal vez el tirador podría haber sido neutralizado”. El problema son las puertas.
The Washington Post publicó el sábado que en 2018 han muerto más estudiantes en sus colegios que militares de EU en servicio.

Imprimir