Calderón, el ejército y Washington - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 20 de Mayo, 2018
Calderón, el ejército y Washington | La Crónica de Hoy

Calderón, el ejército y Washington

Leopoldo Mendívil

GRAL. SALVADOR CIENFUEGOS Z,

SECRETARIO DE LA DEFENSA NACIONAL:

 

“La preparación, antes que toda

otra cosa, es la clave para el éxito”

Alexander Graham Bell

Lo que sigue no es un reclamo al ejército nacional y menos a ustedes, los herederos de la primera, gran irresponsabilidad que cometió Felipe Calderón y con la que inició su uso del título Presidente de la República…

Los hechos, cosa que entristece, dieron la razón a cuantos ya después de ahogado el niño; o sea, cuando en su toma de posesión hizo el anuncio; los hechos, le decía, nos dieron la razón y las respuestas a cuantos preguntamos si el ejército estaba preparado para una tarea tan alejada de sus funciones constitucionales y el nuevo gobierno a coro contestó que sí…

… Pero anteayer, en el patio de máquinas de la estación ferroviaria colimense, “el hampa” hizo chocar un tren contra otro que estaba detenido y todo el convoy se hizo como un resorte cerrado y nadie ya, tampoco el ejército, pudo ni prevenir  para frenar estas nuevas embestidas del “hampa”; nada ni nadie han logrado que esa “hampa” sea frenada y menos ahora, cuando también ha dominado al monstruo mayor y más poderoso de los sistemas terrestres de transporte.

Y como si nadie supiera la verdadera realidad de esa situación, cuanto defensor tiene Calderón argumenta lo más impensable en su favor, pero ni por equívoco permite que su boca pronuncie la palabra Washington, la ciudad donde se tejió una política pública para tener  permanentemente abastecido el mercado interno de las drogas que le llegan vía México, se cultiven aquí o sea solo su camino de paso…

Así las cosas, el país parece estar más desamparado que nunca, porque las fuerzas públicas nacionales no saben cómo ni con cuánta gente debidamente entrenada para el caso, deben operar contra estos ladrones de todo, asesinos de casi todos; bestiales asesinos, además, graciosamente dotados con el armamento de primera mano y de tanto poder letal que tan fácil y simple es obtenerlo de contrabando.., desde Estados Unidos, obviamente.

Además, ustedes están atados de manos porque la Constitución les ordena acatar las instrucciones del comandante de su comandante en jefe; sería un atentado contra la Constitución antes que contra el presidente en turno, pero además sus malquerientes podrían acusarlos hasta de traición a la patria… 

Qué pena haber conocido los alcances que era capaz de lograr Felipe Calderón en sus usos del poder… Qué error haber yo mismo votado por él, aun cuando lo hice porque en realidad fue el menos peor de los que en 2006 pelearon la Presidencia…   

Ese chaparrito nos resultó, además de embaucador, peleonero. Cambiando el tema, ustedes han visto a él y a su mujer agarrados a bolsazos con el provocador Ricardo Anaya, hasta que, entre los tres dejaron la maquinaria panista esparcida en el suelo como el avión de la empresa mexicana, Global Air el viernes, saliendo de La Habana… Ahora, ni candidatura, ni partido, ni camino para andar en Los Pinos, podría considerarse, ¡¿pero quién puede dudar de que hay por dónde continuar?! Solo que ahora  se trata de ganar perdiendo. A estas alturas y  luego del reportaje de Proceso de esta semana sobre los misteriosos manejos multimillonarios que realizó en Querétaro, ya podría el Güerito semipelón no haber asistido antenoche al debate de los precandidatos, para no mostrar su nueva imagen de espectro político… Difícil será que Anaya se mantenga en la pelea: Saldrá de ella o será retirado y con las pruebas que pueda presentar la tímida autoridad penal federal, podrá hundirse más, hasta quizás acabar con su manejo del poder en algo que calificáramos como el suicidio político de un talento al que abatió la codicia… Y cuando eso pueda suceder más o menos así y El Bronco siga dando pena ajena, Margarita estará en  posibilidad de remontar el vuelo para seguir en busca de su propia historia…

Y volviendo a nuestro tema principal de las Fuerzas Armadas ¿quién podrá ayudarlas?

Si ustedes, general Cienfuegos, de verdad quieren reconquistrar al pueblo que siempre los ha respetado, acérquense, pero mucho más a él en estos meses que restan de trabajo. La mayor parte de nuestros soldados son pueblo, ellos mismos podrán reencontrar la forma de reunir a su gente y a su corporación…

 

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios