Bruce Springsteen y los tiempos sin The E Street Band | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 21 de Mayo, 2018

Bruce Springsteen y los tiempos sin The E Street Band

Sony lanzó una antología que reúne los discos que siguieron a la cumbre de Born in the U.S.A.

Bruce Springsteen y los tiempos  sin The E Street Band | La Crónica de Hoy

La noche del 2 de octubre de 1985 el cantante Bruce Springsteen cerró una de las épocas más icónicas de su carrera. Después de un año de viajar alrededor del mundo cantaba “Glory days”, en Los Ángeles, como la cereza de ese enorme pastel que fue Born in the U.S.A. Tour, que se convirtió en uno de los acontecimientos más importantes de la historia del rock.

En esa noche de show que duró tres horas se demostraba como Springsteen era el artista más aclamado de ese año (The Rolling Stones estaban de retiro), y esa noche cerró una época. Lo que siguió a ese momento fue una de las etapas más controvertidas y polémicas de un artista que entonces parecía cansado del mastodóntico mito creado en torno suyo, y seguramente por propia voluntad.

Ahora Sony publicó Bruce Springsteen. The Album Collection Vol.2, 1987-1996, una caja que recopila en vinilo esa década oscura que siguió a la gloria de Born in the U.S.A., en la que se incluye los discos Tunnel of Love, Human Touch, Lucky Town, In Concert / MTV Unplugged y The Ghost of Tom Joad más los EP, Chimes of Freedom y Blood Brothers.

“Quiero que junten las manos, los brazos y los culos, para recibir a la banda que hará estremecer vuestras casas, hará que se les caigan los pantalones, impactará en sus cerebros, hará temblar la tierra, los hará mover el trasero, los hará sentir como si hubieran tomado viagra, los hará hacer el amor, el grupo más sexy y electrizante, que hace chillar a las mujeres y llorar a los hombres... la Legendaria The E Street Band”, así presentaba a su simbólica banda, que fue vital para entender su proyección .

Lo que manifiesta esta antología, que además muestra las portadas originales, un libro de sesenta páginas con fotografías poco conocidas y noticias de prensa de la época, es precisamente la etapa en que esa banda no estuvo. En 1987 cuando anunció la publicación de Tunnel of Love causó desconcierto que el artista había prescindido de la E-Street Band para grabar con enorme austeridad una colección de canciones decisivamente influidas por el divorcio de su mujer, la actriz Julianne Phillips y por ser diferente.

“Fue doloroso, pero necesitábamos un descanso”, escribió Bruce, que razonó el divorcio temporal en “mi incertidumbre creativa y curiosidad artística”. De ese disco se desprenden temas como “Tougher than the rest” o “Spare Parts”, pero la esencia del disco estaba en temas como “Walk like a man”, “Brilliant disguise”, “One step up” o “When you’re alone”, sobre el del amor y el miedo ante la vida en pareja, el de un roquero compartiendo el hogar.

El lanzamiento del disco además fue de la mano con su relación con Patti Scialfa, la corista de la E-Street Band. Llegaron así Chimes of Freedom, que incluía cuatro canciones en directo: la espectacular versión de su añejo inédito “Be True”, la versión de Dylan que daba título a la publicación, “Tougher than the rest” y una sorprendente recreación acústica de su célebre “Bort to run”.

Luego fueron dos álbumes vendidos por separado —Human Touch y Lucky Town—, grabados junto a músicos de la escena de Los Ángeles —Jeff Porcaro o Randy Jackson— y una larga nómina de vocalistas con gente tan reputada como San Moore, Bobby Hatfield o Bobby King: Era música angelina, con un sonido de fácil y poca inspiración.

Para defender su trabajo, Springsteen reunió una banda compuesta por músicos desconocidos en su mayoría y no pudo resistirse a la moda del momento: el temible Unplugged. In Concert, de 1993, fue el testimonio de los momentos más bajos del artista, tanto a nivel creativo como de críticas.

Llegaría otro prolongado silencio y sus seguidores tendrían que esperar hasta 1995 para tener nuevas canciones. Se llamó The Ghost of Tom Joad, en referencia al protagonista de Las uvas de la ira, de John Steinbeck, doce canciones de corte social y político. Era un sonido marcadamente austero. A sus defensores les pareció una muestra de valentía y sus detractores hablaron de impostura.

Lo temible terminó cuando volvió a reunir a la E-Street Band para grabar varias canciones que serían incluidas en un Greatest Hits y que también serían publicadas en el Blood Brothers. Esa pequeña colección marcaba el regreso del gran Bruce Springsteen.

 

Imprimir