Negocios

A SCT, la investigación del descarrilamiento

Deliberado. Ferromex señaló que fue intencional el descarrilamiento para asaltar y robarse maíz y trigo. Hechos. Desprendieron 17 vagones en una pendiente; el descontrol terminó al chocar con una locomotora

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) , señaló que será a través de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario como se hará la investigación  sobre el accidente o posible sabotaje al tren de carga ocurrido el pasado fin de semana en Orizaba, Veracruz y que dejó 17 vagones descarrilados y siete personas heridas.

Jorge Peralta, director de Relaciones Institucionales de Ferromex, comentó que el accidente se debió a un sabotaje ocasionado por personas ajenas que dividieron el tren y, al ocasionar que los vagones se separaran, parte del tren se regresó a Orizaba impactándose finalmente en otra máquina.

“Sí, fue un sabotaje, intentaron descarrilar las unidades para robarse la mercancía; para ello separan el tren, pero no lo pueden frenar y los vagones se vinieron con la gravedad de la pendiente de la montaña”, detalló, al tiempo que atribuyó esta acción a un grupo delictivo.

Peralta comentó que el gobierno de Veracruz no tiene las herramientas que le permitan saber si fue o no un sabotaje, por ello el caso pasó a la SCT. Por su parte, la SCT señaló que será la investigación la que arroje resultados sobre si fue o no sabotaje.

El tren accidentado, que es el séptimo accidente más grave en esa zona, estaba conformado por 24 vagones que cargaban más de 2 mil toneladas de maíz y trigo. Se calcula en millones la pérdida material.

Se prevé que a partir del miércoles quede reestablecida la marcha de trenes en la región montañosa en Veracruz: “El día de mañana por la noche tenemos que liberar y ya el miércoles podremos establecer el tráfico de los trenes”, aseguró.

Las 45 familias afectadas por este incidente serán reubicadas, por lo que se realizará un censo para buscar espacios en donde se puedan reconstruir sus hogares: “Lo que no queremos es que suceda en Orizaba un accidente donde haya pérdida de vidas y de familias enteras”, añadió el directivo.

Recientemente la a Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) pidió a las autoridades poner un “hasta aquí” a la inseguridad que padece el transporte ferroviario.

Los descarrilamientos con fines de sabotaje se han suscitado principalmente entre Veracruz y Puebla, sobre todo en áreas cercanas a Río Blanco y Orizaba;  por otro lado los asaltos a trenes han crecido más de 400 por ciento en lo que va de este año, en comparación con los 125 asaltos observados en el primer semestre de 2017. Los productos de granel son los preferidos de los asaltantes, señala información del sector ferroviario.

LA HISTORIA.  Entre octubre y diciembre de 2017 se registraron 720 robos y asaltos a ferrocarriles en Mexico, es decir, un promedio de 240 mensualmente, o bien, ocho a diario, lo que representa un incremento del 476 por ciento respecto del primer trimestre de ese mismo año, cuando se produjeron 125 robos, informó el Sistema Ferroviario Mexicano.

En total, en 2017 se registraron mil 752 robos, de los cuales 824, que representan el 47 por ciento, se cometieron en los estados de Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro —en ese orden—, y la inmensa mayoría tiene como objetivo principal productos alimenticios, básicamente en su modalidad de granos; carga, y componentes de unidades de arrastre, cables y partes de vías o de señales.

Y de los mil 752 robos cometidos en el último trimestre del año pasado, 824 fueron en esos cuatro estados, con 276 en Veracruz, 230 en Puebla, 196 en Guanajuato, y 122 en Querétaro.

En este sentido, la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario, apuntó que los productos con mayor número de reportes de robo son los del ramo alimenticio, como son granos, cereales, harinas y azúcar, además de abarrotes entre los que destacan los vinos y licores.

Las autoridades federales, frente a estos delitos crecientes, han reforzado sus medidas de vigilancia a través del aumento de vigilantes al interior de los trenes, así como de la presencia militar a lo largos de las durmientes o vías del ferrocarril en el país, principalmente en los estados donde se concentra mayoritariamente el robo y asalto a los ferrocarriles.

Resultó afectado 26% de mercancías trasladadas

-En 2017 se registraron 1,700 ataques a trenes

Ferromex señaló que en 2017 tuvo mil 700 ataques, que afectan el 26% de las mercancías que circulan por este medio y del  28 de abril al 22 de mayo han sufrido siete sabotajes. Entre el material de traslado están químicos con etileno, sumamente agresivo por su alta concentración, también el saqueo en Veracruz provoca desabasto a porcicultores y productores avícolas y afectará la exportación automotriz.

En los últimos seis sabotajes se quedaron volteadas locomotoras, plataformas, tolvas y se levantaron pedazos de vía. Actualmente Ferromex tiene 500 elementos de seguridad, entre Puebla y Veracruz.

Imprimir