Academia

La variedad cultural depende de la biodiversidad: Sarukhán

México no ha aprovechado su riqueza biológica y cultural para potenciar su desarrollo, señala el titular de la Conabio. Inició ayer la Octava Semana de la Diversidad Biológica

Cada día comemos biodiversidad, porque somos parte de ella porque compartimos sustancias químicas y elementos de ésta. “Esto es el ejemplo más básico para que la gente perciba la importancia gigantesca de la biodiversidad”, señaló José Sarukhán, titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso y de la Biodiversidad (Conabio).

Durante la inauguración de la Octava Semana de la Diversidad Biológica, que se lleva a cabo hasta el viernes, y bajo el tema “Casos de éxito”, el investigador emérito del Instituto de Ecología de la UNAM refirió además que la biodiversidad biológica del país también se vincula con nuestra diversidad cultural.

“Al igual que en México, podemos encontrar que en países como China, India o en países andinos, por ejemplo, su variedad cultural es enorme al igual que su diversidad biológica. Una muestra de ello son todas las lenguas que se hablan”.

Ejemplificó que en Oaxaca, el estado de mayor biodiversidad del país, se hablan más lenguas que en toda Europa. “En México tenemos muchas más. Es esa riqueza y diversidad las cuales debimos de aprovechar mejor para el desarrollo del país. Ahora, una buena parte de los problemas que tenemos, entre ellos políticos, surgen de haber tenido el desarrollo de dos mexicos, de aquel dominante y pequeño arriba, y del grande, culturalmente diverso y abajo, que no tuvieron contacto, desde la Colonia hasta nuestros días.

“México es uno de los países más racistas que existen. Nos encanta hablar de nuestras culturas siempre y cuando estén detrás de una vitrina en un museo, cuando que deberíamos de incorporar a sus representantes, relacionarse y aprender de ellos… eso es otra cosa”.

ÉXITO-FRACASO. El también miembro de El Colegio Nacional dijo que hace décadas, cuando se temía por holocaustos nucleares e iniciaba el terrorismo, se preveía que los problemas más importantes en el futuro serían medioambientales, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático”.

Sarukhán añadió que si bien el cambio climático es más palpable en la vida de la humanidad, porque se nota más el deterioro y la degradación que genera en  los sistemas ecológicos, en el tema de la pérdida de biodiversidad, ese efecto no se ve con la misma inmediatez.

“Pero es una pérdida que se da y es la trama que nos sostiene, vivimos de esta biodiversidad. Nos daremos cuenta de ello cuando no pueda sostenernos más”.

El ecólogo dió el ejemplo de República Dominicana y Haití, un experimento desafortunado de cómo la pérdida de biodiversidad ha generado la degradación del segundo. Los fenómenos naturales que impactan a la misma isla tienen efectos diametrales, así como el impacto social y recuperación de Haití.

En México, en los años setenta, recordó, el Programa Nacional de Desmontes generó la mayor deforestación que ha existido en el país. Fue un fracaso, añadió, porque la gente local contratada para el programa ya no tuvo de qué vivir posteriormente. “Es esa trama la cual permite sostener a una nación”.

De acuerdo con Sarukhán, tenemos muchas lecciones aprendidas y si bien los resultados favorables no salen a la primera, hay que aprender a cómo hacerlo.

“En esta época, en el país, pensamos que  todo está mal, que estamos fritos, y si bien hay muchas cosas que no sirven, hay otras más que sí. Entonces, somos capaces de hacer las cosas, pero toda la sociedad y no sólo los gobiernos. Se puede hacer y está al alcance de todos, no se necesita doctorado para lograrlo”.

Cinco temas

Restauración de ecosistemas. “A lo que  debemos de dar duro, regresarlos a como eran antes”, dice Sarukhán.

Áreas naturales protegidas y corredores biológicos, “el sistema más importante de conservación, no obstante la estrechez económica de la Conanp”.

Pesquerías y blanqueamiento de corales. “El mar cada vez más plastificado”.

Agrobiodiversidad. “La más importantes porque es lo que comemos”.

Recuperación de especies: ejemplos exitosos de cómo ONG’s, científicos y comunidades han salvado a especies de la extinción.

 

Imprimir