Rufo y Redy van de fiesta

Marielena Hoyo Bastien

Ignoro en estos casos cuál es el protocolo a seguir, o mejor expresado,

la sanción que correspondería, y cuál sería la autoridad competente

para aplicarla, de acreditarse la inexistencia de una “nueva especie”

que se dio a conocer masivamente el 27 de junio del 2017, cuando los medios

de comunicación se dieron vuelo informándonos —a partir a su vez de una nota

aparecida en la revista especializada PeerJ— sobre el “descubrimiento” de un

perico supuestamente encontrado desde el 2014 en la localidad Becanchén,

Yucatán, México, por un tal Miguel Ángel Gómez Garza (al parecer MVZ

dedicado a la ornitología), razón por la cual, además, el psitácido fue clasificado en

su honor como Amazona gomezgarzai, sólo que…

Resulta que se presume FRAUDE, puesto al descubierto este 15 de

mayo por reconocidos expertos del Instituto de Biología de la UNAM, quienes

argumentan la entelequia con fundamento en 7 penosos e irrefutables argumentos,

dejando entrever que en tal caso, pudiera tratarse solamente de una hibridación. ¡Tómala!

 

EN OTRO TEMA, les cuento que orgullosamente desciendo de famoso y muy querido librero español y que, aparte, en mi familia núcleo los compendios ocupan siempre sitio privilegiado. Dado lo anterior, no es de extrañar que un inolvidable berrinche que a pesar de los años pasados bien que recuerdo, haya sido para que se me comprara un cuentito más de dibujos que de texto, cuyo título era justo el que presenta esta colaboración. La portada, recuerdo, era un fondo rojo sobre el que resaltaban las figuras de dos perritos. Seguramente se trataba de un capítulo más de esta divertidísima pareja, pero el caso es que logré mi objetivo y debido a tan hermosa reminiscencia fue que… quizás… reaccioné especialmente al conocer el CASO RUFO, situación por la que hago URGENTE llamado a nuestro jefe de Gobierno José Ramón Amieva, para mayor gracia compasivo particularmente hacia el perraje abandonado, pues doy por hecho que escenarios como el que seguidamente desplegaré tienen repetición constante en el primer Hospital Veterinario Público de la CDMX, a donde hace menos de dos meses un pequeño maltesiano de 13 años de edad y manto color blanco y negro, llegó gravemente dañado. Le había casi desprendido el ojito derecho la mordida de un perro vecino.

Ma. de Jesús Terrero García, mujer buena, sola y desempleada, como hay tantas en nuestra compleja Ciudad, cuya familia la conforman RUFO y cuatro perritos más rescatados de las calles, desesperada por la gravedad de su viejo y adorado chucho acudió como pudo al centro hospitalario, pero para su desgracia, topando con un insensible MVZ de nombre Isaac Viera, quien atendiéndola en el cubículo 7 y tras supuestamente valorar al animalito y darle a conocer el presupuesto de 5 mil pesos que causaría la “enucleación ocular unilateral” del mismo, ante la imposibilidad de pago por parte de la interesada, resolvió sugiriendo el traslado del chiquito a un antirrábico para que lo “sacrificaran”.

Gracias a Dios que al tiempo Iván Macías, compañero de Univisión, supo del asunto y evidentemente afectado me contactó para que hiciéramos ALGO. Lo primero que se me ocurrió fue contactar a la MVZ Silvia Viruega, directora de la Institución, quien enterada del asunto y fin de cuentas con más posibilidades de solventar dado su rango, encontró la forma de apoyarnos para evitar dramática y dolorosa muerte a la criaturita, dándonos incluso facilidades y hasta un mejor costo que el referido y yo compartimos para que se le atendiera. Me cuenta doña Ma. de Jesús que a pesar de que el ojito que le quedó “bueno” presenta catarata y lo mantiene prácticamente cieguito, la cirugía fue un éxito y goza ampliamente su supervivencia, conociendo perfecto su entorno y rutinas. Y lo mejor, que se mantienen en compañía mutua.

Como verá mi estimado JRA, es de primera necesidad implementar un mecanismo para evitar que por no contar con dinero suficiente, y luego a costo tan alto como en una clínica particular, la vida de un animal termine indebidamente, como asimismo LA COMPAÑÍA de una persona mayor. No se vale, menos al tratarse de un lugar público establecido con el objetivo de ayudar en la materia.

Espero pronta respuesta, segura de que la tendré… tendremos… en positivo.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios