Gabriel Contreras

El presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones perdió un monto de 446.7 millones de pesos en multas que aplicó a diferentes operadores. En algunas ocasiones se debió a que no cumplieron con los plazos formales que indica la ley y en otros por una mala gestión. Analistas recomienda una reestructura a fondo del Instituto, que permita aplicar los correctivos necesarios y jugar un papel efectivo de autoridad en un sector clave para el desarrollo del país.

Imprimir

Comentarios