Mundo

Conte, nuevo primer ministro italiano, impulsado por los populistas

Giuseppe Conte, ayer, tras reunirse con el presidente Mattarella.

El jurista Giuseppe Conte aceptó ayer formar gobierno en Italia, apoyado por los populistas Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultradrechista Liga Norte (LN), pese a que el martes su candidatura sufrió un grave traspiés cuando se destapó que mintió en su formación académica.

Conte, un experto en Derecho de 54 años prácticamente desconocido para la opinión pública, recibió ayer el encargo del presidente Sergio Mattarella, con el que se reunió durante casi dos horas en el Palacio del Quirinale, sede de la presidencia.

RETOS Y DEUDAS. Tras su reunión con Mattarella, Conte aseguró que es “consciente” de los retos que “esperan” a Italia, el primero de ellos, formar un gabinete de secretarios casi tres meses después de las elecciones del 4 de marzo.

El nuevo ‘premier’ italiano se presentó como “el abogado defensor del pueblo italiano”, y dijo que espera “defender ahora los intereses de todos los italianos, en todas las sedes, europeas e internacionales”.

Así, entre las prioridades que afrontará “inmediatamente”, citó “las negociaciones en curso sobre el Presupuesto de la Unión Europea, la reforma del derecho de asilo” para migrantes, batalla de la ultraderechista LN, y “la culminación de la unión bancaria”.

QUINTO NO VOTADO EN FILA. Conte es el quinto primer ministro italiano consecutivo que no sale de las urnas, tras las designaciones de, en este orden, Mario Monti, Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni, que han gobernado Italia durante los últimos casi siete años.

MENTIROSO. Además, carece de toda experiencia como político, pero ha sido especialmente cuestionado desde que el martes diversos medios italianos revelaron que el CV de Conte afirmaba que ha estudiado o impartido cursos en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo, universidades que, según estos, no sabían de él cuando llamaron para corroborar el texto.

Sea como fuere, a partir de hoy Conte deberá trabajar para formar su gabinete, algo para lo que tendrá dificultades por la exigencia de la Liga Norte de dar la cartera de Economía a Paolo Savona, conocido crítico del euro.

 

Imprimir