¿Y las propuestas?

Luis David Fernández Araya

Llevamos dos debates y en resumen, el peso de su contenido radica en las ocurrencias, en la descalificación, en los apodos, en las malas bromas.

Hasta ahora solo se han escuchado algunas planteamientos serios sobre temas nacionales relevantes; este segundo debate los candidatos comenzaron bien, pero al segundo aprovecharon para comenzar a descalificarse como estrategia principal. Pero hasta aquí, no pretende hacer de esta colaboración un análisis de quién habla mejor o quién dice los mejores chistes u ocurrencias, quiero hablar de lo que dicen los padres y madres en las tertulias cotidianas y miles de mexicanos que no logran ver en estos dos debates verdaderas propuestas de los temas que nos duelen.

¿A qué hora empieza lo serio? ¿A qué hora nos van a plantear ideas, rutas de este país y sobre todo los cómos?

Este segundo debate lo que menos importó fueron los temas que había definido (de manera unilateral) el INE, no fue relevante, predominaron los lugares comunes, las ofensas de siempre, como si se tratara de un “talk show”.

Porque hoy, el mexicano relaciona a los candidatos con una frase “chistosa”, con la mofa, con la burla fácil, sin identificarlos con alguna propuesta clara, con una postura, hoy recordamos más “mochar” la mano que una idea de, por ejemplo, la discusión sobre nuestro modelo económico o sobre una verdadera estrategia de comercio exterior que vaya más del multicitado “diversificar nuestras exportaciones”.

A quiénes hemos seguido el debate, ese instrumento democrático que debería de estar repleto de propuestas y no de poses, de contenido y no de mofa, seguimos esperando algo, tenemos la esperanza que nos dejen de demostrar como un país que ama las novelas ya sean románticas o políticas, al que se le puede hablar de frente y con seriedad. Me niego a pensar que así es como nos ven los candidatos, una caterva de ciudadanos que nos conformamos con el espectáculo inmediato donde priva el escándalo.

Me niego a pensar que los candidatos de verdad no traen propuestas y que se trata más de una estrategia de ataque y defensa, me niego a pensar que han confundido a la arena de lo público, (donde se dirimen ideas, propuestas y visiones) con el coliseo romano.

twitter: @luisdavfer

 

Imprimir

Comentarios