Han Solo: Una historia de Star Wars o la radiografía de un mercenario encantador | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 24 de Mayo, 2018

Han Solo: Una historia de Star Wars o la radiografía de un mercenario encantador

Han Solo: Una historia de Star Wars o la radiografía de un mercenario encantador | La Crónica de Hoy

Ya lo he dicho antes y lo repito ahora: El universo de Star Wars es a la cultura pop un símil del nacimiento de una figura religiosa. Por años ha cosechado feligreses ávidos de más milagrosos espectáculos en pantalla grande y entre ellos se ha creado una fe de su propia concepción de la ciencia ficción y su trascendencia como si fuera ley.

Como cine de entretenimiento cada una de las películas podrá tener su momento palomero e incluso podrá disfrutarse como una golosina visual, pero no apelará a mover el corazón ni la cabeza, su finalidad sólo será emocionar. Ahora más que nunca Disney se ha encargado de hacer de la saga una oda a la nostalgia, ha planeado viajar constantemente al pasado para revivir las historias de aquellos personajes que con el tiempo se han convertido en algo entrañable.

Así llega el spin off de Han Solo, dentro de lo que cabe, la menos fantasiosa de las películas del universo Star Wars, menos sentimental y la más alejada de la historia original, no en una connotación negativa, sino en el sentido de que el personaje central es una figura mucho más humana y menos tomada por la fantasía. No digo que su aventura interespacial no sea fantástica pero es que la potencia del personaje figura en su carisma, astucia y su personificación inocente y genuina de mercenario y no porque luche por estar en la fuerza o el lado oscuro.

El viaje al pasado de Han Solo (Alden Ehrenreich) nos lleva a conocer la historia que forjó la personalidad del personaje que nos presentó Harrison Ford en las primeras películas de George Lucas; nos ubica en la adolescencia y juventud del personaje para presentarnos a las personas que más lo marcaron: desde la bella Qi’ra (Emilia Clarke) a quien le guardó la promesa de convertirse en el mejor piloto del universo; a Beckett (Woody Harrelson), el hombre por el que aprendió a ser mercenario o Lando Calrissian (Donald Glover), el tipo por el que conoce al legendario Halcón Milenario; sin olvidarnos de Dryden Vos (Paul Bettany, por el que conoció los límites de la maldad.

A través de estos personajes la película llega a mostrarnos una alocada y divertida historia de aventuras, que sin llegar a ser parte de la elite de filmes de Star Wars, es un decoroso filme que guarda la dignidad de los personajes. Sobre todo, lo mejor de esta historia va más allá de las promesas sentimentales románticas del personaje, sino que vemos cómo nace y se construye la amistad entre Solo y Chewbacca (Joonas Suotamo), la más entrañable del universo Star Wars. Sólo por eso ya vale el boleto.

Más allá de eso, la película no ofrece más de lo que promete. Es un buen filme de entretenimiento, no llegará a cambiarle la vida a nadie pero de verdad lo es. Pudo haber sido un mejor trabajo si hubiera encontrado más imágenes potentes y memorables en su trayecto, no obstante, las grandes actuaciones del elenco, las emocionantes escenas de acción y la construcción del personaje más carismático de Star Wars la hacen infaltable para los cinéfilos.

Estrenos

Nunca estarás a salvo

Directora: Lynne Ramsay (Gran Bretaña, 2017)

Sin duda la película de este fin de semana. Una de las más importantes actuaciones en la carrera del gran Joaquin Phoenix, por la que ganó el Premio al Mejor Actor del Festival de Cannes el año pasado, en una edición en la que esta película también triunfó como Mejor Guion. La directora Lynne Ramsay vuelve a impresionarnos a más de un lustro de su oscura Tenemos que hablar de Kevin (2011). Esta ocasión no sale de la oscuridad en la que viven sus personajes, casi siempre introspectivos y duros, pero con una historia de acción que tiene una mirada y narrativa poética. Joe, exmarine y antiguo veterano de guerra, es un tipo solitario que dedica su tiempo a intentar salvar a mujeres que son explotadas sexualmente. No se permite ni amigos ni amantes y se gana la vida rescatando jóvenes de las garras de los tratantes de blancas. Un día recibe la llamada de un político porque su hija ha sido secuestrada. De verdad una película alucinante.

No me las toquen

Directora: Kay Cannon (EU, 2018)

Cuando tres padres descubren el pacto de sus hijas para perder su virginidad en la fiesta de graduación, inician una operación encubierta de “una noche” para evitar que las adolescentes sellen el trato. Ésta es la premisa de esta comedia sexual que guarda su encanto en la serie de situaciones cómicas, de las cuales es inevitable soltar carcajadas. Quizás su mayor logro sea el intento por ofrecer una experiencia y planteamiento de los impulsos sexuales contemporáneos, a través de lo cual busca unir a generaciones adultas y jóvenes. Los padres son lo más divertido del filme y en sus personajes no se siente ofensivo el manejo de la vulgaridad por lo inocentes que ellos pueden parecer. Sin embargo, como la gran mayoría de las películas del género, no llegan a tener ningún sentido de trascendencia histórica, son sólo dulces de un fin de semana. Es una de esas películas repletas de gags, en las cuales lo mejor se lo debemos a John Cena; eso habla mucho de qué esperar de la película.

 

 

Imprimir