Nacional

La violencia daña el proceso electoral, advierte Kofi Annan

El exlíder de la ONU convoca a los jóvenes, a que el domingo 1º de julio salgan a votar, “no se queden en sus casas con los brazos cruzados, y convénzanse del valor y la trascendencia de su voto”

El exsecretario general de la ONU y Premio Nobel de La Paz 2001, ­Kofi Annan, advirtió este miércoles que los niveles de violencia que vive Mexico, y que se traducen en docenas de candidatos, familiares y simpatizantes asesinados en los últimos meses, están afectando el proceso electoral en curso.

Al ofrecer una conferencia magistral en la sede del Instituto Nacional Electoral (INE), Annan reconoció que la atención y combate de violencia rebasa la jurisdicción del órgano electoral, es decir, corresponde a otras instancias, pero de no contenerlo, habrá un grave perjuicio para la democracia mexicana, alertó.

El mundialmente reconocido ghanés de 80 años subrayó que “aquí, en México, se tiene que contender con altos niveles de violencia y con el crimen organizado, lo cual afecta las vidas de todos los ciudadanos, haya o no elecciones en el horizonte”.

Acompañado de la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y del titular del INE, Lorenzo Córdova, Kofi Annan advirtió que, sin control, la violencia criminal plantea una seria amenaza a las instituciones democráticas y, sin duda, a la democracia misma.

“Las elecciones ordenadas son la mejor respuesta a la violencia que busca privar a los ciudadanos de sus derechos a elegir a sus líderes nacionales y locales, libres de intimidación”, subrayó.
Las elecciones brindan un momento a los ciudadanos para unirse, debatir y decidir quién los va a liderar y con qué propósito, así como para renovar su compromiso con los ideales democráticos, agregó.

En este sentido, llamó a los mexicanos, pero en especial a los jóvenes, a que el domingo 1º de julio salgan a votar, “no se queden en sus casas con los brazos cruzados, y convénzanse del valor y la trascendencia de su voto”.

Con un extraordinario sentido del humor —recordó la anécdota de, cuando en Italia un grupo de hombres le pidió su autógrafo confundiéndolo con el actor Morgan Freeman, por lo que agradeció a Córdova no obviar los detalles de su presentación—, Annan encomió la realización de los debates presidenciales en el país, como una medida que fortalece la democracia.

ALERTA. Por otra parte, quien fuera secretario general de la ONU de 1997 a 2006, admitió que “existe la percepción de que la democracia no está dando resultados, lo que se refleja en niveles más bajos de participación electoral, decreciente membresía de los partidos políticos y la disminución en la confianza a las instituciones, lo cual crea un terreno fértil para el ascenso de líderes autoritarios”.

Aseguró que los regímenes autoritarios parecen ser capaces de actuar de manera rápida y decisiva, “lo que es atractivo para muchos, particularmente para aquellos que viven en la pobreza, que perciben al autoritarismo como la manera más rápida de ascender económicamente”.

Sin embargo, agregó, dicha estabilidad esconde profundas debilidades fundamentales, que eventualmente resultan insostenibles, pese a lo cual “el atractivo del autoritarismo crece, y vemos entonces así el avance del populismo”.

Kofi Annan enlistó otro desafío importante para la integridad electoral, que son las nuevas tecnologías de comunicación y las plataformas digitales, que tienen un rol importante en la vida cotidiana actual.

Afirmó que las revelaciones recientes han subrayado la vulnerabilidad de los votantes en la era del “big-data”, y surge entonces la pregunta de “si la tecnología representa una amenaza para la democracia, o si representa ser su salvación”.

México, añadió, ha enfrentado estos problemas desde el inicio del proceso electoral: “encuestas falsas; información engañosa y rumores se han difundido a través de los sistemas en línea por diferentes agitadores dentro y fuera del país.

“Acusaciones y negaciones han aumentado la incertidumbre y la atención en las elecciones, quebrantando así la confianza en la información y en las instituciones; y finalmente, afectando a la democracia misma”, finalizó.

Imprimir