Rebeca Monroy: la fotografía cambió sin darnos cuenta - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 24 de Mayo, 2018
Rebeca Monroy: la fotografía cambió sin darnos cuenta | La Crónica de Hoy

Rebeca Monroy: la fotografía cambió sin darnos cuenta

David Gutiérrez Fuentes

El acercamiento a una fotografía se encuentra condicionado por varios aspectos. Al igual que una obra de arte, su desmontaje o interpretación puede provenir de diversos actores: neófitos, críticos, historiadores, diseñadores gráficos y desde luego editores.

Con el deseo en la piel, el más reciente libro de Rebeca Monroy, es posible adentrarnos en el mundo del fotoperiodismo y el fotodocumentalismo a partir de varios episodios de la vida política de la segunda mitad del siglo pasado. Particularmente de las décadas de los setenta y los ochenta, aunque hay imágenes que nos remiten al 68 y a otros movimientos sociales posteriores a los ochenta, como el zapatismo, que para la historiadora marca el fin de una época, una estética y un discurso arraigado en lo social. Tras el zapatismo entraron en escena nuevos movimientos fotográficos que están en gestación y en permanente cambio primero con la fotografía digital y después con la multiplicación y la reelaboración de las imágenes en las redes sociales.

Estamos inmersos en el exceso de información y los instrumentos de análisis de las nuevas tecnologías, se encuentran sujetos al debate multidisciplinario. Para Rebeca Monroy: “La manera de analizar y estudiar estas imágenes dependerá también de nuevas metodologías para estas tecnologías. Lo que ahora se muestra como un cambio drástico en estos primeros años del nuevo siglo […] ha servido también para documentar, pues gracias al uso de las cámaras celulares y las redes se han demostrado maltratos a niños en escuelas, abusos de adultos pederastas, movimientos telúricos o tsunamis captados por aficionados que estaban en el lugar preciso; balaceras y fuego cruzado contra civiles, negadas por un Estado penetrado hasta la médula por el crimen organizado. Esas imágenes sirven y son en gran medida un medio que acoge tanto a la foto fija como al video o el cine. E incluso cuando la calidad no en todas es magistral, sí colaboran para documentar la realidad. Las nuevas tecnologías nos rebasan en cantidad, diversidad y fronteras; se trata de un discurso universal”.

A pesar del rigor del trabajo de investigación, hay destellos de humor y una velada crónica autobiográfica de sus años de juventud, en los que Rebeca caminaba por las calles, en marchas o mítines con la cámara lista para captar el momento preciso. De las casi sesenta imágenes que componen el libro y entre las cuales hay algunas de la autora, la que más me impresionó fue una de Enrique Bordes Mangel titulada “Tiros Cruzados” sobre el fotógrafo y la imagen la autora nos dice:

“Conocido como el Dandy del fotoperiodismo, Bordes Mangel fue tan consistente hasta el último día de su vida porque no recibió un centavo del gobierno en turno para venderse o corromper su obra. En una de las entrevistas comentó que inclusive llegaban sobres de dinero a su casa, mismos que devolvía y rechazaba contundentemente. Bordes Mangel también fue Premio Nacional de Fotoperiodismo en el mismo año que Héctor García (1959), por la imagen donde un ‘representante de la ley’ lo amenaza con una pistola calibre 45. Bordes disparó su cámara antes y captó la imagen del otro tirador, afortunadamente malo, puesto que el disparo de su enemigo no lo tocó. El hecho tampoco amedrentó al fotógrafo; la calidad de la imagen permite apreciar que en ese momento ni el pulso le tembló”.

La edición universitaria tiene un papel importante en el rescate de grandes fotógrafos o de movimientos fotográficos gestados en diferentes periodos. La puesta en página de cualquier libro, pero particularmente de un libro de fotografía, implica un proceso curatorial. La idea de concebir a la edición como un asunto de curaduría no es nuevo. Al respecto un amigo mío editor me recomendó el libro de Michael Bashkar, titulado justamente: Curaduría. El poder de la selección en un mundo de excesos. Hago extensiva la recomendación. En español lo publicó el FCE. Del trabajo Bashkar ya he escrito en otras ocasiones, pero es relevante que sea el editor inglés que aventuró una teoría de la edición en plena revolución digital, quien saque la palabra del coto de los galeristas, museógrafos e historiadores de arte, y la resignifique en otros ámbitos y desde luego en el de la edición.

A pesar de ser tan recientes las imágenes que Rebeca pone en contexto para darle sentido a su ensayo, cuando uno las ve en el libro no dejan de producir una extraña sensación de un entorno periodístico que definitivamente ya cambió, aunque el mundo de violencia que se cierne sobre él se ha tornado más salvaje y ruin.

Con el deseo en la piel. Un episodio de la fotografía documental de finales del siglo XX, será presentado hoy jueves 24 de mayo a la 17:00 horas en la Dirección de Estudios Históricos del INAH en Allende 172, Tlalpan Centro. Acompañarán a la autora Francisco Mata, Alberto del Castillo y David Gutiérrez.

dgfuentes@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios