10 propuestas a candidatos para proteger nuestra riqueza natural

Germán González Dávila

En el contexto de las campañas electorales por la presidencia de la República la dimensión ambiental del desarrollo brilla por su ausencia, por lo que más de 30 organizaciones ambientalistas de la sociedad civil (OSC) presentaron, a principios de mayo, «10 Propuestas para proteger la riqueza natural de México» (#10xMx) a los candidatos de las Coaliciones electorales presidenciales (https://ceiba.org.mx/publicaciones/ceiba/180424_10xMx_CeIBA.pdf). Estas propuestas no pretenden abordar todos los temas de la agenda ambiental, sólo los más importantes relacionados con el uso sustentable de la diversidad biológica y la preservación de los ecosistemas y sus servicios ambientales, que sustentan el bienestar y el desarrollo humano.

AGUA. Proteger los ecosistemas bajo un enfoque de gestión de recursos hídricos (no hidráulicos), a escala de cuencas y preservación de acuíferos, a fin de asegurar la disponibilidad del agua para la población y para los ecosistemas (caudales ecológicos).

ECOSISTEMAS FORESTALES. Promover el desarrollo y empoderamiento de las comunidades que habitan ecosistemas forestales, con el fortalecimiento de la gobernanza local y regional para asegurar su conservación, restauración y aprovechamiento sustentable. Asegurar que México cumpla con su compromiso ante el Acuerdo de París de tasa cero de deforestación (de ecosistemas forestales primarios) en 2030.

ECOSISTEMAS MARINOS Y COSTEROS.

Contar con mecanismos eficaces de protección para al menos el 30% de los mares mexicanos y exentarlos de explotación comercial. Preservar los recursos biológicos marinos y aprovechar sustentablemente los recursos pesqueros; dar prioridad a las comunidades costeras y controlar estrictamente a la pesca industrializada.

BIODIVERSIDAD. Comprometer a todos los sectores productivos del país a integrar en sus políticas económicas los criterios de preservación y aprovechamiento sustentable de la diversidad biológica, la aplicación de ordenamientos ecológicos del territorio y respeto a las áreas naturales protegidas, a fin de asegurar la integridad de nuestro capital natural y los servicios ecosistémicos que provee.

CAMBIO CLIMÁTICO. Realizar, efectivamente, la Estrategia Nacional de Cambio Climático 10 – 20 – 40 (www.semarnat.gob.mx/archivosanteriores/informacionambiental/Documents/06_otras/ENCC.pdf), dando prioridad a la adaptación y al desarrollo de capacidades de resiliencia; así como cumplir los compromisos internacionales de México en las Contribuciones Previstas Nacionalmente Determinadas (INDC) que presentó ante la CMNUCC (www.semarnat.gob.mx/sites/default/files/documentos/mexico_indc_espanolv2.pdf).

TRANSICIÓN ENERGÉTICA. Asegurar el cumplimiento del compromiso internacional de México para que el 35% de la electricidad generada, en 2030, provenga de «energías limpias». Asimismo, abatir la pobreza energética y asegurar que todos los mexicanos tengan acceso al uso de la energía. Evitar que los grandes proyectos de generación de electricidad, con base en fuentes renovables, tengan impactos adversos en los ecosistemas o en las comunidades rurales.

MEGAPROYECTOS. Evitar, o al menos minimizar, los impactos adversos sobre la biodiversidad y la integridad funcional de los ecosistemas que producen los grandes proyectos extractivos y sus infraestructuras, particularmente minería, explotación de hidrocarburos, generación y transmisión de electricidad y transportes. En los casos de impactos adversos inevitables, asegurar estrictamente el cumplimiento de los mecanismos de compensación.

TURISMO.Diseñar y desarrollar un modelo de turismo sustentable, que obtenga rentabilidad social y económica, pero que minimice los impactos ambientales adversos. Prohibir desarrollos turísticos ­insustentables.

DESARROLLO URBANO. Diseñar un marco jurídico – normativo que favorezca el desarrollo de ciudades y asentamientos humanos incluyentes, seguros, sustentables y resilientes. Fomentar estilos de vida urbanos que sean acordes con la naturaleza y se ajusten a las capacidades de los ecosistemas. Reducir los costos ambientales que generan las ciudades.

FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL. Incorporar un enfoque ambiental transversal en el sistema nacional de planeación (Ley de Planeación). En particular, asegurar que las políticas de la Sagarpa se alineen con las políticas ambientales; asimismo, de las Secretarías de Economía, de Energía y de Turismo. Eliminar subsidios perversos que van en sentido contrario al desarrollo sustentable. Fortalecer las capacidades de la Profepa para asegurar el cumplimiento de la legislación ambiental.

¿Tomarán en cuenta todo esto los candidatos? De importancia estratégica sin duda, porque solamente parecen preocuparse por lo urgente y de corto plazo, ataques o insultos entre ellos.

 

*
Director Ejecutivo del Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente.

 

https://ceiba.org.mx/

glocalfilia@gmail.com

Imprimir

Comentarios