Academia

El sistema de salud debe resolver su fragmentación y volverse universal

Extitulares de la Secretaría de Salud coinciden en algunos de los principales avances y retos del sector w Presentan el libro Ritmo y Rumbo de la salud en México, editado por el FCE

El sistema de salud ha mantenido continuidad en la toma de políticas públicas y ha desarrollado una fortaleza estructural, no obstante, su principal reto por solucionar es su fragmentación, coincidieron los exsecretarios de Salud. 

Desde Guillermo Soberón, hasta José Narro —actual titular de la Secretaría de Salud—, los exsecretarios se reunieron en el auditorio Dr. Raoul Fournier Villada de la Facultad de Medicina, en Ciudad Universitaria, para presentar el libro Ritmo y Rumbo de la salud en México (FCE), algunos también exrectores de la UNAM, para exponer algunos de los momentos principales de su gestión al frente de la institución, así como los retos que enfrenta el sistema de salud. 

Durante su participación, Soberón, el primer secretario desde que se modificó a la Secretaría de Salubridad y Asistencia, refirió que hoy en día se viven tiempos mejores en el sector salud, principalmente en el sector económico. “También hay mejores condiciones para retomar el esquema original de descentralización y buscar lograr la cobertura universal, lo cual coadyuvará a solventar el efecto adverso de la segmentación de los sistemas nacionales de salud con su enorme carga de inequidad”.

Juan Ramón de la Fuente, desde España y mediante un video, dijo que ha habido avances y continuidad de políticas a lo largo del tiempo. “En el sector salud esto ha sido uno de los logros significativos; ha habido ejemplos contundentes, como la planificación familiar, que tuvo una larga continuidad en el tiempo y permitido logros importantes en el ámbito de la salud reproductiva y los derechos de la mujer. Pero también hubo logros en temas de  vacunación, entre otros más”. 

El exrector de la UNAM refirió además que también ha habido enfoques que coinciden y son complementarios o divergentes, “lo cual es bueno para el país y la secretaria, que haya puntos de vista disímbolos y se integre una visión del pasado y futuro para construir un México más saludable”.

REFORMAS. Desde Miami, Julio Frenk también participó de forma electrónica y ahondó en las necesidades y retos del sistema de salud en el futuro. Refirió los avances, no obstante, dijo que sobre esa base se debe dar el último esfuerzo para cubrir al 100 por ciento de la gente.

“Otro aspecto es la universalidad, que no es sólo tener toda la cobertura, sino tener a todos con los mismos beneficios y reglas del juego, como la convergencia hacia arriba en el paquete de prestaciones. Ésa es la parte más importante y requiere un esfuerzo financiero adicional, para lo cual necesitaríamos un punto adicional más del PIB y financiarlo con una contribución social generalizada que utilice una mezcla de mecanismos fiscales progresivos”. 

De acuerdo con el presidente de la Universidad de Miami y miembro de El Colegio Nacional, esto forma parte de una cuarta generación de reformas, que incluye una reforma gerencial para crear un padrón único y tener un catálogo universal para todos los sistemas de seguridad social y desarrollar sistemas de información que permitan que “el dinero que a la gente”. 

Una de las reformas más importantes será para brindar una mayor libertad de elección, entre sistemas de seguridad, dijo. “Necesitamos además una gran reforma participativa donde se rindan cuentas y se combata directamente a la corrupción, puesto que ahora, lamentablemente, que hay más dinero también ha habido más problemas de este tipo”. 

Frenk enfatizó que estamos en un momento crucial y si bien funcionarios y especialistas en el sector están de acuerdo en estos temas, el qué, “necesitamos movernos hacia el cómo”. 

Las opciones son moverse hacia un modelo público monopólico único, donde todo se integre, regule y preste los servicios, como Cuba; o un modelo público pluralista, donde el Estado concentre la rectoría y el financiamiento público, con un pluralismo en la prestación de los servicios de salud.

Por su parte, José Narro enfatizó que no hay duda de que en México las enfermedades crónicas son el gran problema de salud, el cual se tornará más complejo en el futuro. “El problema de obesidad y sobrepeso hace que siete de cada 10 adultos lo padezca, tres de cada cuatro mujeres del medio rural, cuatro de cada 10 jóvenes y uno de cada tres niños”. 

Manifestó además que desde finales de los años sesenta, cuando él era estudiante, Raoul Fournier decía ya que México no había alcanzado el sistema de salud que el país necesita, lo cual se mantiene así, no obstante los avances. 

“Tenemos que cambiar y tener un servicio nacional de salud auténticamente, fortalecer la condición de servicio público de salud y cambiar mucho de lo que impide que suceda: desde las estructuras de representación de los trabajadores, hasta los temas de diferencias en las prestaciones”.  

El también exrector de la Universidad Nacional añadió que el país debe revisar su sistema federal y decidir si centralizarlo o federalizarlo, en una estructura donde el gobierno de la república entre en una fase distinta de relación con los estados y municipios, lo cual requerirá de un trabajo político y administrativo por hacer.

Imprimir