Cáncer de ovario, más letal que el de mama y cérvix | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 25 de Mayo, 2018

Cáncer de ovario, más letal que el de mama y cérvix

Las mujeres con cáncer de ovario por lo regular sufren de cuadros de colitis persistente

Cáncer de ovario, más letal que el de mama y cérvix | La Crónica de Hoy
Es difícil el diagnóstico oportuno de cáncer de ovario

En México se registran alrededor de 4,000 casos nuevos de cáncer de ovario, que se traducen en 11 diagnósticos diarios, cobrando 7 vidas al día.

De acuerdo con información de la Dra. Dolores Gallardo Rincón, Responsable del Programa de Cáncer de Ovario del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), el cáncer de ovario es una enfermedad más letal que el cáncer de mama y cérvix, con un patrón hereditario de hasta un 30% en nuestro país. Poco se alerta sobre sus factores de riesgo, como la terapia de reemplazo hormonal o la menopausia con síntomas de colitis agravada. Sí, así se manifiesta el cáncer de ovario, con colitis.

“El cáncer de ovario no se diagnostica mediante un estudio de Papanicolaou, y las mujeres con esta enfermedad preguntan: ¿Doctora, por qué me pasó esto, si yo cada año me hago mi Papanicolaou? A las mujeres no les hemos dicho que sus ovarios se pueden enfermar de cáncer”, señaló la Dra. Gallardo. 

Esta enfermedad empezó a tener visibilidad en México con el Programa de Acceso al Tratamiento del Instituto Nacional de Cancerología en 2011, “esto ha sido posible gracias al apoyo continuo y decidido de las comisiones de igualdad y salud del Senado de la República y de la Cámara de Diputados, de tres legislaturas”, refirió la titular del INCan.

“El programa ha brindado atención integral, con nivel de excelencia a 2,200 mujeres desde el año 2011, con ello hemos podido mostrar que las mujeres con este padecimiento tienen un futuro, que su enfermedad se pueden controlar y curar y que ellas pueden estar con su familia e hijos; trabajar y continuar sosteniendo parcial o totalmente familia como muchas veces sucede. 40% de las mujeres de nuestro programa provienen de familias uniparentales”, continuó la también miembro del Grupo de Investigación en Cáncer de Ovario de México, GICOM.

“Un logro significativo es que desde hace un año desde el Programa de Cáncer de Ovario del INCan se ha trabajado para que en la Ley de Salud de la CDMX se incorpore el derecho de las mujeres a recibir un diagnóstico preventivo y oportuno en cáncer de ovario; y la atribución de la Secretaría de Salud de la CDMX, para que se instrumenten programas de capacitación, campañas de prevención y detección del cáncer de ovario. Esta ley fue aprobada en abril de 2017 y se sigue implementando”.

Retos y oportunidades

El Programa de Cáncer de Ovario del INCan ha sido la punta de lanza para hacer posible la cobertura de esta enfermedad por parte del Seguro Popular, anunciado en mayo de 2016. Hoy se cuentan con 20 centros oncológicos acreditados para la atención de esta neoplasia, con lo que se cubren 16 estados de la República; esto representa el 60% de la población de mujeres de México.

“Sin duda, un gran triunfo, pero aún es insuficiente. Todavía tenemos varios retos que enfrenta respecto a la situación del cáncer de ovario en México, como son:

Existe un rezago histórico en educación en salud para alertar sobre cáncer de ovario, mientras que la campaña de prevención y control del cáncer de cérvix tiene más de medio siglo y la de cáncer de mama tiene más de 30 años; la de cáncer de ovario no ha empezado. Para cáncer de ovario no existe un plan nacional en prevención y detección oportuna de enfermedad temprana y menos avanzada.

Las mujeres con cáncer de ovario por lo regular sufren de cuadros de colitis persistente que complican el diagnóstico; los médicos de primer contacto dentro de los cuales están los médicos generales, los ginecólogos, cirujanos generales y gastroenterólogos, tienen una sospecha diagnóstica muy baja o nula.

Existen muy pocos radiólogos capacitados en el primer nivel de atención que puedan hacer los estudios de ultrasonido transvaginal, que es la manera de hacer el diagnóstico de cáncer de ovario.

Así, después de un viacrucis por el que pasan las pacientes y que sus síntomas digestivos se han agravado, con frecuencia son intervenidas quirúrgicamente de manera inadecuada en hospitales de segundo nivel de atención donde no hay oncólogos, o en clínicas privadas de mediana o baja calidad, también por cirujanos no oncólogos, con un altísimo costo económico.

Más de la mitad requerirán ser reintervenidas quirúrgicamente; también sucede que pierden su oportunidad de que se les pueda operar. En general, las pacientes retrasan su tratamiento adecuado en instituciones oncológicas por un periodo de entre 6 y 12 meses, restando así sus posibilidades de curación y control de la enfermedad.

También puede suceder que ellas lleguen con un estudio de ultrasonido transvaginal en el que se sospecha del diagnóstico de cáncer de ovario, pero al ser valoradas en las áreas de pre consulta por personal de recepción y no por un médico, se les niega la atención debido a que el requisito es que se cuente con un reporte de patología de malignidad. Cuando la simple sospecha de cáncer de ovario debe ser suficiente para que estas mujeres sean admitidas.  

Hoy, el 60% de la población de mujeres en México cuenta con cobertura de atención para cáncer de ovario por parte del Seguro Popular y esto ha sido un gran alivio, sin duda. De los centros con Seguro Popular para cáncer de ovario, algunos pueden ofrecer atención con calidad y eficiencia; otros centros refieren que el recurso no les llega en tiempo y forma, estos centros solicitan poder ser Organismos Públicos Descentralizados (OPD) con lo que el recurso llegaría directamente a la unidad hospitalaria”.

Para finalizar, la Dra. Gallardo Rincón insistió en que es evidente la urgencia por contar con una normatividad para atender el cáncer de ovario en México que abarque sensibilización y educación a las mujeres en el país. “Sensibilización y educación al gremio médico, despertar el interés por las instituciones rectoras de salud, seguir trabajando con las organizaciones no gubernamentales y la población civil en materia de prevención, diagnóstico temprano y de enfermedad menos avanzada, en el  otorgamiento de la mejor calidad en la atención en cualquier rincón de nuestro país. Empujar la prevención y el diagnóstico más oportuno de esta enfermedad. Nuestra lucha es permanente”, concluyó.

Imprimir