Desarrolla UAM aplicación para medir la contaminación por ruido | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 25 de Mayo, 2018

Desarrolla UAM aplicación para medir la contaminación por ruido

Un equipo de investigadores de la Unidad Azcapotzalco diseñó la herramienta para celulares y tabletas. La contaminación sonora es un problema de salud pública, señala Verónica Arroyo

Desarrolla UAM aplicación para  medir la contaminación por ruido | La Crónica de Hoy

Ingenieros y expertos en comunicación y psicología de la Universidad  Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Azcapotzalco, desarrollaron una aplicación para teléfonos celulares y tabletas que permite medir los niveles de ruido en calles y en espacios de trabajo.

Llamada Hubbub, alerta ruido, la app desarrollada en la UAM es una herramienta digital de uso masivo que permite visibilizar el problema de la contaminación sonora y prevenir daños a la salud, como ataques de ansiedad en adultos o falta de atención en niños. Esta herramienta digital fue desarrollada por un equipo de investigadores del Laboratorio de Análisis y Diseño Acústico (LADAc) de la UAM.

La aplicación Hubbub capta la forma como las personas perciben el ruido, un problema de salud pública que no es fácilmente percibido y sobre el cual es preciso crear conciencia, explicó Verónica Arroyo Pedroza, académica de la UAM Azcapotzalco y coautora de la app, durante la presentación de esa herramienta en el Segundo Encuentro Internacional de Ruido Ambiental y Paisaje Sonoro.

Cazadores de ruido. Con la app Hubbub, cuya versión final ya puede ser descargada en smartphones o tabletas a través de App Store y Play Store, el usuario brinda un testimonio del sonido que más le molesta.

Verónica Arroyo Pedroza indicó que el proyecto Hubbub, alerta ruido inició hace un par de años, cuando se incorporó al LADAc de la Unidad Azcapotzalco para trabajar en la concientización de ese problema como contaminante, factor medioambiental en estudio desde hace ya varios años.

La docente, especialista en comunicación y psicología, refirió que la palabra Hubbub se refiere a un barullo, un ruido contínuo que puede ser provocado por una fiesta, el retumbo de la música, voces o el tránsito de la ciudad.

Al abrir la aplicación en un dispositivo móvil aparece un mapa de geolocalización que indica la intensidad y al presionar el botón se hace una medición de diez segundos, después de los cuales se registra el análisis de los decibeles emitidos.

Al determinarse la fuente del ruido son presentados íconos para determinar si proviene de un espacio interior o exterior; el usuario podrá registrar su sentir por medio de emoticones y enviar la información, luego de lo cual recibirá la confirmación de que el proceso tuvo o no falla. Al final podrá compartir el análisis en redes sociales.

Héctor Reyes Aguilar, ingeniero en computación por la Unidad Azcapotzalco y desarrollador de la aplicación, explicó que en algunos dispositivos android los usuarios no siempre tienen encendido el GPS, por lo que decidieron agregar notificaciones sobre errores que pudieran afectar el envío de la información.

También se pensó en que el flujo fuera adecuado, fácil de entender y natural, por lo que el instrumento fue creado para personas de cualquier edad e incluye un botón de ayuda para realizar todo el proceso. 

El interés fue involucrar a aquellos afectados por la contaminación acústica e invitarlos a que a través de una alerta enriquezcan y construyan una capa alterna, al aportar datos sobre diferentes entornos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la exposición cotidiana a emisiones sonoras superiores a 50 decibeles podría traer graves consecuencias para la salud humana cuya gravedad varía de acuerdo con el número de horas de exposición diaria y el rango de los decibeles.

El ruido puede provocar irritabilidad, incremento de azúcar y colesterol, aumento en la presión sanguínea, sudoración, creación de úlceras, incremento de hormonas adrenales, vasoconstricción y tensión muscular.

Las principales causas de este problema en la capital mexicana son el tránsito vehicular, la falta de normatividad en la construcción de edificios a prueba de ruido, así como manifestaciones y vendedores ambulantes, entre una larga lista de factores.

Imprimir