Espectáculos

McGowan: “No podemos ir para atrás”, respecto al caso de Harvey Weinstein

Reacción. La actriz está satisfecha, pero “aún en shock” por la entrega del productor ante la corte de Manhattan por cargos de violación

El productor de Hollywood Harvey Weinstein se entregó este viernes a una estación de policía de Nueva York para ponerse a disposición de la justicia por los cargos de abusos sexuales levantados contra él.

El portavoz del productor, Juda Engelmayer, y su abogado Benjamin Brafman, se negaron a hacer declaraciones sobre la entrega que fue reportada inicialmente por el New York Daily News.

Más de 70 mujeres acusaron al cofundador del estudio Miramax y The Weinstein Co de conducta sexual inapropiada, incluyendo violaciones, sin embargo, Weinstein ha negado tener relaciones sexuales sin consentimiento.

El exejecutivo será acusado por el testimonio de al menos una de sus denunciantes, Lucia Evans, una exaspirante a actriz que le contó al New Yorker que Weinstein la obligó a practicarle sexo oral en 2004.

Desde que las acusaciones se hicieron públicas, los pesos pesados de la industria del entretenimiento se han distanciado de Weinstein, quien llegó a ser uno de los hombres más poderosos de Hollywood. El consejo directivo de Weinstein Co lo despidió y en marzo, la compañía se declaró en bancarrota.

Entre las actrices que lo acusaron públicamente por conducta sexual inapropiada están Cate Blanchett, Ashley Judd, Uma Thurman y Salma Hayek.

El 19 de mayo pasado, la actriz italiana Asia Argento, que acusó al magnate del cine de agresión sexual, dijo en la ceremonia de clausura del Festival de Cine de Cannes que había abusadores en la audiencia que aún no habían sido descubiertos. Argento fue una de las mujeres citadas en el artículo de Ronan Farrow en el New Yorker en octubre, en el que dijo que Weinstein la violó durante el festival de Cannes de 1997 cuando tenía 21 años.

Sin embargo, el productor cinematográfico  quedó en libertad tras pagar una fianza de un millón de dólares y aceptar usar una pulsera electrónica con GPS, medidas impuestas por un juez de Nueva York; aunque Weinstein no presentó una declaración de culpabilidad o inocencia. Esto es común en esta etapa de un caso penal en Nueva York.

En declaraciones a los periodistas a la salida del tribunal, su abogado, Benjamin Brafman, insistió en que el productor de cine siempre ha mantenido que los actos sexuales de los que se le acusa fueron por consenso. Según Brafman, durante el proceso se demostrará que la Fiscalía no tiene “sólidas evidencias” que puedan derivar en su condena por los cargos por los que inicialmente ha sido acusado, entre ellos el de violación.

“Te atrapamos, Harvey Weinstein, te atrapamos”, McGowan tuiteó el viernes por la mañana.

Por su parte, la actriz Rose McGowan, quien acusó a Weinstein de violarla hace 20 años, está satisfecha pero “aún en shock” ante su entrega ante la corte de Manhattan por cargos de violación. Dice que reza que los cargos se mantengan.

“Todavía tengo esperanzas muy comedidas”, dijo la actriz en una entrevista el jueves por la noche. “El sistema de justicia ha sido algo muy esquivo. Espero que en este caso, funcione. Porque todo es verdad. Nada de esto fue consensual”.

“Espero que esto les dé esperanza a víctimas y sobrevivientes en todas partes, que estamos un paso más cerca de la justicia. Porque una victoria es una victoria para todas nosotras”, agregó la actriz.

Después de hablar y escribir sobre el caso por tanto tiempo, incluso en su reciente libro de memorias Brave, McGowan, de 44 años, dijo que para ella fue una enorme sorpresa recibir finalmente la noticia del caso legal. “Aún no salgo del shock”, dijo. “Esta es una persona que ha sido mi némesis por 20 años”.

Aparte de la satisfacción inmediata de ver a Weinstein enfrentar la justicia, McGowan dijo que cree firmemente que la historia del productor, y el terremoto cultural que ocasionó, tendrán un impacto profundo y duradero en cómo la sociedad trata a abusadores poderosos que se involucran con la violencia sexual.

“No podemos ir para atrás”, dijo. “El genio no puede volver a meterse en la lámpara. Esta es la primera vez en la historia escrita que a las mujeres les creen— con resistencia, pero aun así”.

Añadió que el movimiento “MeToo” ayudará a mujeres que no son estrellas de cine ricas y famosas, como muchas acusadoras de Weinstein, sino mujeres que no tienen una voz. “Si me lo hacen a mí y a otras personas que son muy conocidas, ¿qué sucede con aquellas que no lo son?”, señaló.

En cuanto a qué espera ver de aquí a cinco o diez años, McGowan dijo: “siempre va haber depredadores sociales y sociópatas. Pero los que para mí son más culpables son los que mantuvieron todo en silencio y lo encubrieron todo. Esos son los que deben cambiar su comportamiento. Ellos saben quiénes son. Creo que de aquí a cinco años, muchas de estas malas hierbas se sacarán”.

“La conversación seguirá haciéndose más profunda”, dijo. “Continuará. Porque necesitamos tener una conversación sobre la verdad. Y las víctimas dicen la verdad, no importa cuánto tiempo tome o cuán difícil sea decir la verdad, o si la has estado diciendo por 20 años y nadie se preocupó por escuchar”, concluyó.

Imprimir