Gustavo Petro, el exguerrillero que quiere gobernar Colombia y que comulga con el populismo de AMLO | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 26 de Mayo, 2018

Gustavo Petro, el exguerrillero que quiere gobernar Colombia y que comulga con el populismo de AMLO

Simpatías. El exalcalde de Bogotá apuesta por conformar “el eje Bogotá-Ciudad de México-Sao Paulo-Lima (con él, con Andrés Manuel López Obrador, Luiz Inácio Lula da Silva y Martín Vizcarra) para crear un movimiento afín en la región, donde dejemos de ser simples exportadores de materias primas y seguir el modelo de países asiáticos como Corea del Sur”, apuntó

Gustavo Petro, el exguerrillero que quiere gobernar Colombia y que comulga con el populismo de AMLO | La Crónica de Hoy
Gustavo Petro, en un acto de campaña junto a su familia.

Simpatizante y amigo del fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez y quien dice estar hermanado con los ideales populistas y “progresistas” del candidato mexicano a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Gustavo Petro, exmilitante de la desaparecida guerrilla M19, exsenador y exalcalde de Bogotá, representa a la izquierda en Colombia, bloque que por primera vez en la historia de este país sudamericano está en segundo lugar de las preferencias del voto y con amplias posibilidades de llegar a la Presidencia, destacan reportes de los periódicos locales El Tiempo, El Espectador, la revista Semana y las cadenas Univisión y la británica BBC.

Acusado en campaña por Iván Duque, favorito en las encuestas y delfín del exmandatario Álvaro Uribe, y de otras fuerza políticas allegadas al gobierno que lo señalan de ser el abanderado del “castrochavismo”, por comulgar con los sistemas comunistas de gobierno de Cuba (con Fidel y Raúl Castro), y del socialismo bolivariano de Chávez, Gustavo Petro, abanderado de la coalición Colombia Humana, ha tratado de dejar claro que si llega a la presidencia no convertirá a Colombia en la nueva Venezuela, ni establecerá un régimen comunista ni expropiará empresas ni tierras como dicen sus detractores.

De acuerdo con la cadena Univisión, Petro, un economista de 58 años que en los años 70 del siglo pasado integró la desaparecida guerrilla M19 conformada por universitarios, fue amigo del fallecido Hugo Chávez, al que ensalzó en público por su forma de gobernar y a quien recibió en Bogotá durante su primera visita, en 1994.

Sin embargo, la opinión de Petro con el actual régimen venezolano, con Nicolás Maduro al frente no ha sido buena, ya que mientras se acercaba la fecha de las elecciones, su tono fue certero y criticó con rigor ese régimen.

DICTADURA. Informes del periódico colombiano El Espectador y la revista Semana refieren que el populista colombiano, como parte de una estrategia política con la que busca calmar las aguas sobre sus planes de gobierno, aseguró que: “No estoy de acuerdo con Nicolás Maduro. Es una dictadura (su gobierno) insostenible que se quiere perpetuar en el poder. Anhelamos que florezca el pluralismo y se permita la libertad de expresión”.

En un perfil sobre Petro difundido por el portal colombiano La Silla Vacía, se ventila que el candidato de izquierda “apuesta por una ruptura con lo establecido, con una transición progresiva del carbón y el petróleo a energías limpias, créditos gubernamentales para campesinos y pequeños emprendedores, educación superior gratuita y salud preventiva sin mediación privada.

El periódico colombiano El Tiempo refirió que el también exsenador considera un fracaso “el eje Caracas-La Habana-Managua” (con Nicolás Maduro-Raúl Castro y Daniel Ortega) sustentado en los precios altos del petróleo y otras materias primas como el carbón y el gas, por lo que propone un esquema basado en un “progresismo nuevo” para América Latina, en el que la prioridad será un cambio radical de gobierno, con la erradicación de la corrupción involucrando al pueblo, y sustentado en la educación como prioridad.

Para concretar este esquema, según señala Univisión, Petro apuesta por conformar el eje Bogotá-Ciudad de México-Sao Paulo-Lima. “Una victoria de Andrés Manuel López Obrador (en las presidenciales de julio en México), junto a mi llegada al poder en Colombia, podría impulsar un movimiento con los mismo ideales en la región. Debemos dejar de ser simples exportadores de materias primas y seguir el modelo de países asiáticos como Corea del Sur”, señaló.

BLOQUE. A decir del también exalcalde de Bogotá, este impulso progresista en América Latina se completaría con el mandatario peruano Martín Vizcarra, quien tomó el relevo tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, y con el regreso de Luiz Inácio Lula da Silva como jefe de Estado en Brasil, quien pese a estar preso acusado de supuesta corrupción y lavado de dinero, podría ganar las presidenciales de octubre próximo en su país y dar el empuje que necesita la región en su lucha contra la corrupción y abusos de malos gobiernos.

En declaraciones que ofreció Petro a medios locales e internacionales, entre ellos la cadena británica BBC, el exguerrillero aseguró que: “Nuestro programa progresista es una ruptura con lo establecido, es un cambio, una pasión, una identificación política donde el dinero no vale”.

Asimismo, como ocurre con AMLO en México, Petro ha marcado una división en Colombia con dos bandos (buenos y malos, los que están con él y los que no lo apoyan y están en contra de él y de su propuesta de cambio).

Gustavo Petro se pronuncia por continuar con lo marcado tras la firma de la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero involucrando al pueblo colombiano. Sin embargo, ha criticado con rigor al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, a quien acusa de que: “no tuvo audacia ni talante democrático para alcanzar un gran pacto nacional en torno a la paz”.

ESPERANZA. El abanderado del Movimiento Colombia Humana dice que su plan de gobierno simboliza a la vez la esperanza y el miedo respecto al futuro para esas dos Colombias que se niegan a reconciliar pese a los nuevos aires de paz que soplan por el país.

El temor de que la izquierda llegue al poder, el futuro del acuerdo de paz, los escándalos de corrupción y la poca credibilidad en los partidos políticos en Colombia, podrían hacer de esta contienda algo histórico y marcar una diferencia en el promedio de abstencionismo, que suele superar el 50 por ciento en las presidenciales, indica El Nuevo Herald, al destacar que en las redes sociales no han dejado de aparecer imágenes de pancartas con las leyendas “no queremos que Colombia sea la próxima Venezuela”, o “Petro es el candidato castrochavista de Maduro”.

Frente a este escenario, este domingo, más de 36 millones de electores están convocados para elegir al sucesor de Juan Manuel Santos, que dejará en agosto próximo la presidencia tras ocho años de gobierno.

ENCUESTA. De acuerdo con las últimas encuestas, una de ellas de la firma Invamer, el uribista y derechista Iván Duque, del Partido Centro Democrático, cuenta con el 41.5 por ciento de intención del voto, seguido por Gustavo Petro, de Colombia Humana, con 29.5 por ciento. En tercer lugar aparece el exgobernador de Antioquia y candidato independiente Sergio Fajardo, con 16.3 por ciento, y muy por debajo están el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, representante de la Coalición Mejor Vargas Lleras (6.6 por ciento) y el exjefe negociador del acuerdo de paz Humberto de la Calle, del Partido Liberal Colombiano (1.3 por ciento).

A pesar de que los sondeos anticipan que Duque se enfrentará en segunda vuelta con el izquierdista Petro el próximo 17 de junio, lo cierto es que en los resultados de este domingo podrían darse algunas sorpresas.

 

Imprimir