Espectáculos

Ricardo Arjona abre las puertas de su Circo soledad

El cantautor guatemalteco Ricardo Arjona se presentó el pasado jueves por la noche como parte de su gira internacional que lleva por nombre Circo Soledad, nombre con el que bautizó a su décimo quinto material discográfico, lanzado en el segundo bimestre del año pasado, material que ya se ha presentado en ciudades como Barcelona, Milán, Londres, Lima, Asunción, Sacramento, entre otras.

 El Auditorio Nacional fue el escenario idóneo para la primera presentación, de tres, que el compositor que lleva por nombre Édgar Ricardo Arjona Morales mejor conocido sólo como Ricardo Arjona dará en México, pertenecientes a la gira actual.

Pasadas las 20:30 horas salió a escena un ente circense, entre maestro de ceremonias y payaso, mismo que dio inicio a el show con el tema “Circo Soledad” mientras se proyectaba en las pantallas laterales del Coloso de Reforma un video un tanto melancólico donde retrataba el ambiente humano del circo.

Inmediatamente calló una cortina blanca que cubría el escenario para debelar una escenografía digna de una puesta en escena, con bancos, un tiro al blanco gigante, un teatro de marionetas y demás artilugios circenses, mientras el cantautor interpretaba los temas “Ella” y “Señorita”, de su más reciente disco y ante un abarrotado Auditorio.

Los aplausos y gritos de un inicio fueron remplazados por canticos cuando el guatemalteco interpreto “El problema”, del noveno disco  Santo pecado del 2002, tema que dio una pausa para der un saludo emotivo donde dijo:

“Siempre que me voy me quedo esa enfermedad incurable de volver, fueron muchos años los que estuve por acá, fueron muchas canciones que pasaron por acá, fueron muchas cosas que viví por acá, lo cierto es que estamos de vuelta lo que significa que estamos vivos, y hay que estar vivo para soportar muchas de las cosas que pasan afuera y que nos vienen a golpear justamente en el pecho”, comentó Arjona.

Después de su mensaje de bienvenida y exclamar “Están listos, tienen tiempo o tienen que llegar temprano a casa”, Arjona interpreto “Acompáñame a estar sólo” seguida de “Tarde”, “Hasta que la muerte los separe”, “Desnuda”,  “Lo poco que tengo”, “Realmente no estoy tan solo” y “Sin ti sin mí”, canciones de sus múltiples discos y que el público cantó a una voz y casi al límite de las lágrimas.

Poco después interpreto “Porque puedo” un tema con un sonido recargado de música ranchera o el proverbial mariachi, además que carga un mensaje de una especie de espejismo provocado por las redes sociales. Inmediatamente interpreto uno de sus mayores éxitos “Historia de taxi”, mientras una artista de acrobacias aérea se presentaba al fondo del escenario.

“Apnea”, “Remiendo al corazón”, “Te quiero”, “Si el norte fuera sur”, “Cuando”, “Dime que no”, “Como duele”, “Te conozco”, “Fuiste tú” y “Señora de las cuatro décadas”, esta última dedicada a todas las señoras presentes pero en especial a una ubicada en una de las partes más altas del Auditorio que bajo hasta el escenario para escucharla de cerca, situación que causó los aplausos al músico además de la envidia de todas las presentes.

En una especie de remembranza Arjona tomo su guitarra y se mostró feliz de complacer a los fans en la hora de las complacencias, interpretando temas como “Nada es como tú”, “Quien diría”, “Primera vez”, “Pingüinos en la cama”, “Te acuerdas de mí” y “Buenas noches don David”, temas que dieron final, supuestamente, al concierto ya que regresó a interpretar “Minutos” y la clásica “Mujeres”, canción que se convirtió en la más coreada de la noche además de “Te conozco” interpretada con anterioridad.

Cabe mencionar, en un punto y aparte, el uso de las luces pero sobre todo de las pantallas de fondo que evocaban a distintos escenarios circenses, desde una soleada carpa de un circo, el clásico escenario circense, y hasta un paraje bajo el agua rodeado de viejas columnas griegas, elementos que aportaron impacto a las interpretaciones del cantautor. 

 

Imprimir