Nacional

Intentan disfrazar el póker de deporte para eludir Ley de Juegos y Sorteos

La estrategia, de lograrse, permitiría a promotores de juegos de apuestas operar eventos fuera de casinos y eludir a la Segob. En 2018, primer encontronazo: ADN Póker intenta realizar sin permisos su Fest “10 millones de pesos garantizados”; Gobernación lo cancela, denuncia ante PGR y sanciona. En teoría, de reconocerse como deporte, el póker debería ser promovido por gobiernos estatales y podría ser llevado a centros escolares

El argumento que presenta la Asociación Nacional del Póker (ADN Póker), como han hecho sus análogas en otras partes del mundo, es que este juego de cartas y apuestas debe ser considerado un “deporte mental”. Esa organización argumenta que la Comisión Nacional del Deporte en México le dio ya registro.

Sin embargo, en la práctica, como reconocen sus promotores, se busca sacar este juego de azar de la regulación de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, que la limita a casinos y bajo permanente supervisión de la Secretaría de Gobernación, para quedar amparada por la Ley de Cultura Física y Deporte. Con ello, el póker podría practicarse sin limitaciones en todo el territorio nacional, recibir promoción y recursos oficiales y, teóricamente, ser introducido en centros escolares como una práctica oficial para el alumnado.

El año pasado, la Comisión  Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), dirigida por Alfredo Castillo, decidió reconocer el póker como “deporte mental”  e inscribir a ADN Póker en el Registro Nacional del Deporte (Renade). Pero la disputa verdadera empezó apenas el mes pasado, ADN Póker realizó su primera intentona de organizar eventos en territorio nacional ya sin las regulaciones propias a los juegos de apuestas.

El Mexican Series Póker (inicio de una serie de encuentros de jugadores atraídos) planeado para la Rivera Maya se anunciaba con las leyendas: “Diez millones de pesos garantizados; Six Max KO, 400 mil pesos garantizados; High Roller, dos millones garantizados”; ninguna referencia a las habilidades o reto deportivo-mental de este evento programado para la segunda quincena de abril.

La dirección general de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación se presentó en el hotel sede y canceló dicho torneo. Hubo sanciones y, por norma, denuncias ante PGR que no ha podido frenar ADN Póker a través de varios intentos por conseguir amparos.

El intento por dotar a este juego de cartas de un disfraz deportivo está lejos de acabar: las partidas (y apuestas) están planeadas para Querétaro, Acapulco y CDMX en los próximos meses.

ADN Póker ha recurrido a tribunales argumentando que el registro que le dio la Conade el 23 de junio (cuyo logo luce en su página web) le da derecho de organizar eventos de ese tipo a imagen y semejanza de lo que hacen las asociaciones de futbol, natación o esgrima, por citar algunos ejemplos.

Los argumentos de ADN Póker llevan a una paradoja evidente. Si se reconoce el póker como deporte y a ADN como organismo deportivo nacional, tanto ese juego de azar como sus promotores (hasta ahora limitados a influencia en los casinos) tendrían oficialmente atribuciones para recibir financiamientos y participar con programas oficiales para “la coordinación, fomento, ejecución, apoyo, promoción, difusión y desarrollo de la activación física, la cultura física y el deporte” e incluso tomar parte en las decisiones sobre el aprovechamiento de los recursos humanos, financieros y materiales de un sector asociado a la Secretaría de Educación Pública.

ADN Póker difunde el “dictamen” de la Escuela Nacional del Entrenadores Deportivos dependiente de la misma Conade por el cual, a su juicio, se hace evidente que cumple con todos los requisitos exigidos por la Ley General de Cultura Física y Deporte.

En realidad, este tipo de reconocimientos (deporte mental), que el pokerismo mundial logró ya del Comité Olímpico Internacional, está lejos de significar que la actividad puede llegar a participar en los juegos olímpicos, por ejemplos y se les confina en eventos especializados.

En el dictamen de la Conade para dotar de registro a ADN Póker se leen las siguientes argumentaciones:

“El Estado Mexicano tiene como propósitos centrales, mediante la educación, el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano, así como proveer lo necesario para que las niñas, niños y adolescentes ejerzan plenamente sus derechos, entre ellos, la satisfacción de las necesidades de salud para su desarrollo integral” (...)

“La guía propuesta pretende incentivar la activación física de los alumnos mediante la realización de acciones lúdicas que acerquen a los menores a comprender la importancia de adquirir hábitos saludables para lograr un estilo activo de vida”. (…)

“El presente documento tiene como objetivo principal el dar a conocer la importancia del juego para el desarrollo del ser humano, a todos los niveles, pero considerando que existen distintos tipos de juego que modifican y adaptan al cuerpo como resultado de un entrenamiento constante”.

Y finalmente llega el asunto de estar en una mesa, con fichas, recibiendo cartas al azar:

“Ante el paño verde (también el marrón, el beige o azul) hay que estar atento a todas y cada una de las alternativas del juego, sin mover un músculo de la cara y cuidando cada uno de los movimientos del cuerpo”.

“Se podría decir que, considerando la atención para todas las cosas de la vida y para el póker, es un GPS que lleva a destino óptimo al jugador. De lo contrario, responderíamos sólo a instintos innatos o adquiridos, como les ocurre a los animales (aunque también a algunos individuos, coincidimos)”.

El Dictamen Técnico Positivo  que les entregó la Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos es un buen compendio de este tipo de pasajes.

Ave de tempestades desde hace tiempo, Alfredo Castillo Cervantes ratificó a Crónica que efectivamente la Conade determinó que los pokaristas fueron inscritos como una asociación nacional deportiva.

“El póker está considerado como deporte mental a través de un dictamen de la Escuela Nacional de Entrenadores”, ratificó el dirigente de la Conade en relación al texto ya referido.

Entre los asociados de ADN Póker está Florentino Coalla Pulido, actual director del Centro SCT en Michoacán, quien llegó a aquella entidad en los tiempos de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán que estuviera bajo la dirección de Castillo Cervantes.

CANCELACIÓN. “Dos representantes de la dirección general de Juegos y Apuestas de la Segob se presentaron un día antes del evento (en la Riviera Maya) para una revisión y dijeron que era de un cruce de apuestas”, dijo a La Crónica de Hoy, Daniel Matus, vicepresidente de ADN Póker.

El promotor del póker comenta que mostraron permisos, pero que la postura de Segob fue clara: “dicha actividad no está habilitada para realizarse fuera de los casinos”. En la presentación oficial de ADN Póker, a la pregunta de si el póker es legal o no, responde: “El deporte del póker dentro de las instalaciones y eventos oficiales de ADN es legal”.  La Ley Federal de Juegos y Sorteos dice exactamente lo contrario: “Quedan prohibidos en todo el territorio nacional, en los términos de esta Ley, los juegos de azar y los juegos con apuestas”. Su realización, de acuerdo con el Reglamento de la Ley, sólo lo puede autorizar Segob y limitados a establecimientos (casinos) especializados con controles férreos respecto a quiénes pueden ingresar.

El argumento de Matus se dirige a que la Segob debe de cumplir la Ley del Deporte y alega que ADNPóker quiere desvincular este “deporte mental” de los casinos y que no sea visto como un asunto de tahúres.

 “Si la Conade me dice no eres deporte, pues me salgo” dijo Daniel Matus, quien agregó “(Alfredo) Castillo me dijo ‘yo ya hice lo que tenía que hacer dentro del Sinade, más allá no puedo ir’, Conade no les ha cancelado el registro, pero tampoco es el lugar para dirimir (el resto del problema)”, relató finalmente el vicepresidente de ADN. La apuesta sigue en pie...

Imprimir