Bienestar

Salud a todas las mujeres

“Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer”

La salud integral, responde a factores biopsicosociale

La salud es un derecho humano universal, sin embargo, no deja de ser complejo el lograr este estado por todo lo que está implícito en él. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el preámbulo de su Constitución define el concepto como: “Un estado de complete bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo vital, es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos.

La salud integral, por su parte, no es un hecho meramente biológico, sino que responde más bien a factores biopsicosociales, y depende del lugar que las mujeres ocupan en la sociedad (determinantes sociales de la salud), de su capacidad de acceder a los recursos materiales y simbólicos para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades, exenta de violencias. Una vida en la cual la sexualidad y la reproducción se ejerzan desde la autonomía y la libertad.

Para FISAC, al hacer consciencia de los riesgos contribuimos a este estado de bienestar, y confiamos en que esto suma a tener una población más sana, con menos desigualdad y mejores oportunidades económicas y educativas, por ello nos dimos a la tarea de reunir información relevante respecto a las mujeres; en cuanto a su salud, la maternidad y el consumo de alcohol.

Salud en las mujeres

  • A nivel mundial, las mujeres viven en promedio cuatro años más que los hombres.
  • En 2011 la esperanza de vida al nacer de las mujeres era de más de 80 años en 46 países.
  • Las niñas tienen muchas más probabilidades que los niños de padecer abusos sexuales.

Mujer y natalidad

  • De las 287,000 defunciones maternas que se registran aproximadamente cada año, 99% se concentran en los países en desarrollo.
  • El género femenino es mayoría en nuestro país; por cada 100 mujeres hay 94 hombres.
  • En 2014, las mujeres mexicanas entre 15 y 49 años tenían en promedio 2.3 hijos, con lo que la tasa de fecundidad adolescente aumentó 10%.
  • Chiapas es el estado con mayor tasa de fecundidad; 3.3 hijos por cada mil mujeres.
  • Ciudad de México es el estado con menor tasa de fecundidad 1.6 hijos por cada mil mujeres.

Trabajo no remunerado

  • El tiempo que una mujer dedica en horas, a la semana, en actividades no remuneradas, se destribuye entre limpiar la casa, lavar ropa, hacer compras, preparer alimentos y cuidar principalmente a personas sanas en su hogar.

El consumo de bebidas alcohólicas por mujeres embarazadas o en estado de lactancia

  • El consumo de alcohol durante el embarazo es una de las principales causas de alteraciones en el nacimiento y desarrollo del neonato, denominadas “Síndrome Alcohólico Fetal” (SAF).
  • Durante el embarazo “No existe un consumo moderado de alcohol” que asegure evitar riesgos para el futuro bebé.
  • El SAF es una de las causas más comunes de retraso mental y la única causa que se puede evitar en su totalidad.
  • Algunas de las consecuencias del SAF son defectos físicos (baja estatura, cabeza y cerebro pequeños) o mentales (problemas de aprendizaje, lenguaje, atención e hiperactividad).

En camino a lograr la salud en todas las mujeres …

  • La Organización Mundial de la Salud ha publicado en noviembre de 2016 una nueva serie de recomendaciones con miras a mejorar la atención prenatal.
  • La salud en las mujeres va más allá de su salud reproductiva; es importante pensar en salud sexual, física, de género o su estado emocional, en el que destaca la depresión como una de las principales afecciones del género femenino.

La mayoría de las muertes maternas son evitables con acceso a asistencia médica especializada; antes durante y después del parto.

El Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer fue establecido como un recordatorio para abordar las múltiples causas de enfermedad y muerte que afectan a las mujeres.

Un grupo de mujeres activistas lanzó este día con objeto de denunciar los problemas que afectan a la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas en todo el mundo.

En aquel momento, las mujeres reclamaban el abandono de los programas de control de natalidad llevados a cabo sin contar con su participación, incrementar un acceso universal a la salud, reevaluar la progresiva medicalización de los cuerpos de las mujeres, asegurar el acceso a métodos anticonceptivos seguros.

A lo largo de los años algunos de estos temas han evolucionado, otros se han mantenido sin mayores cambios y otros nuevos han surgido. Sin embargo, hay un problema que ha persistido: el escaso conocimiento de la salud de las mujeres y de sus necesidades actuales en toda su diversidad.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio han contribuido a esta limitada comprensión, ya que omitieron toda mención a la Salud Sexual y Derechos Reproductivos, enfocándose con estrechez de miras solamente en la salud materna.

Todos sabemos que las mujeres no son solo madres: son mujeres, niñas y  mujeres mayores, tienen o no tienen  hijos, viven con o sin pareja, aquellas cuyas parejas son hombres o mujeres, mujeres que son VIH positivo, aquellas que tienen alguna diferencia o discapacidad.

Independientemente de que sean y de sus condiciones, todas las mujeres toman decisiones respecto a su sexualidad, su salud reproductiva y sobre su bienestar en general. Sin embargo, muchas mujeres no tienen acceso a los servicios que les permitan llevar a cabo sus decisiones y en otros casos se toman esas decisiones por ellas.

Imagínate que eres una mujer joven con capacidades diferentes que se acerca a preguntar sobre métodos para practicar sexo seguro y que eres rechazada y que alguien te dice que una persona con tu “condición” no debería ser activa sexualmente, o que estas embaraza y tu doctor planifica el parto de acuerdo a su agenda y te convence para hacerte una cesárea en lugar de esperar a que tengas un parto natural como hubiera sido tu deseo. O que eres VIH positivo y te esterilizan contra tu voluntad, o tienes que ir a otro país para poder realizar un aborto seguro y legal, o eres una mujer pobre cuya única opción de anticoncepción es un método de largo plazo que te hace sentir triste y mal.  Imagina, imagina, imagina.

Cuando se trata de la salud de las mujeres y niñas, ¿porque siempre hay alguien que decide que es lo que importa o lo que no importa en lugar de la propia mujer?

Desde la Secretaría de Relaciones Exteriores,  apoyamos la acción por la salud de todas las mujeres de la Cancillería, de la mujeres de México en el exterior y de la sociedad en su conjunto, incentivando iniciativas que desarrollan el conocimiento y los derechos fundamentales de las personas a acceder a los métodos necesarios para sostener una vida digna y de desarrollo pleno.

Es imprescindible que toda la sociedad persevere en el progreso y en el acceso a la salud reproductiva y sexual de las de las mujeres, consolidando el ejercicio de un derecho universal que permanece todavía en la sombra en muchos lugares del mundo.

Imprimir