Mundo

EU perdió el rastro de mil 475 niños migrantes el año pasado

Escándalo entre la creciente tensión por la política de Trump de separar a menores de sus padres al cruzar la frontera. Se sospecha que algunos cayeron en manos de traficantes

Desde el 7 de mayo, la política oficial de EU es separar a padres de hijos menores cuando entren al país ilegalmente.

La cifra se conoció hace un mes, pero no había atraído el foco de la opinión pública hasta que las tensiones por la política de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de separar a los niños de sus padres en la frontera sur, la han rescatado: el gobierno estadunidense perdió la pista en 2017 a mil 475 menores de edad que habían cruzado solos anteriormente a la frontera.

Concretamente, el departamento de Salud y Servicios Sociales de EU (HHS) contactó entre octubre y diciembre de 2017, según reporta The Washington Post, a las 7 mil 635 familias que acogieron a niños que cruzaron solos a EU, y sólo pudo comprobar que 6 mil 075 de ellos siguen viviendo con la misma familia. El secretario adjunto del HHS, Steven Wagner, detalló ante el Congreso que 28 se habían fugado, 52 vivían con otras personas y cinco habían sido deportados. El resto, no se sabe.

El HHS se defiende asegurando que una vez que los menores salen de los centros que tutela el departamento, ya no tienen una responsabilidad legal sobre los niños, y agrega que, de hecho, en el 85 por ciento de los casos, los menores viven con otros familiares que ya se encontraban en Estados Unidos. Estos en ocasiones no responden a las llamadas intencionalmente —agregan— al parecer, para tratar de protegerlos de una hipotética deportación.

SEPARACIÓN DE FAMILIAS. Sin embargo, esto no ha logrado calmar la creciente furia, especialmente entre los sectores más progresistas, en un momento en que el activismo se está organizando contra la política del gobierno, que anunció el pasado 7 de mayo el fiscal general, Jeff Sessions, de separar a padres y madres de sus hijos cuando crucen la frontera ilegalmente con ellos.

Y de hecho, esta nueva política, definida como de “tolerancia cero” y que se explica en el hecho de que los padres son arrestados como delincuentes y no pueden estar acompañados de los menores en el proceso, convertirá, estadísticamente y a efectos de la ley, a estos menores en “menores no acompañados”, que podrían terminar en familias de acogida.

PROTESTAS. La historia se inició en abril, pero cobró relevancia en los último días gracias a que el pasado viernes fue el Día Internacional de los Niños Desaparecidos, y la recogió la cadena MSNBC, y gracias a una columna publicada al respecto en USA Today. En consecuencia, las etiquetas #WhereAreTheChildren (DóndeEstánLosNiños) y #MissingChildren (NiñosDesaparecidos) han ganado relevancia en las redes sociales.

En el Congreso, la senadora por California Kamala Harris criticó al Departamento de Seguridad Nacional por su pobre gestión en la crisis, mientras el congresista por Texas Joaquín Castro convocó una manifestación este jueves en San Antonio para crear presión.

TRAFICANTES. Además, el senador republicano por Ohio Rob Portman denunció que la actitud del HHS es “rotundamente incorrecta” porque, dijo, “es un asunto de humanidad, no de legalidad”.

Portman ya denunció el 24 de abril en una entrevista para la emisora pública PBS que hay al menos ocho casos documentados de menores que acabaron en manos de traficantes de personas, que los obligaron a trabajar en una fábrica en Ohio.

 

Imprimir