Ciudad

“En Iztacalco la competencia no es con Quintero, es con su mesías López Obrador”: Elizabeth Mateos

Elizabeth Mateos. Candidata del frente a la alcaldía de Iztacalco. La exdelegada y exlegisladora asegura que comprará patrullas para que únicamente vigilen las colonias del territorio. Dice que los morenistas están preocupados, “ya hasta recibí amenazas de muerte”. Promete contratar a vecinos para brigadas de limpia

“Estoy aquí por decisión de mi partido. Soy la candidata, según las encuestas internas, que le va a ganar a Morena en Iztacalco”.

Elizabeth Mateos conoce bien el territorio, porque es iztacalquense y porque, además de ser exdelegada, arrastra un pasado como funcionaria en la demarcación, incluido aquel en el que trabajó con el ahora morenista Armando Quintero, de quien dice, ni se preocupa.

La candidata del Frente reconoce que trabajó con el polémico exsecretario de Transporte y Movilidad durante una administración en Iztacalco, aunque “aclaro que nunca fue mi maestro”.

Al contrario se le va a la yugular: “Es incongruente, corrupto, mentiroso y chapulín”. Nunca hizo nada por Iztacalco, asegura.

Sentada en una de las mesas del Toks de Plaza Tezon­tle, rodeada de decenas de personas, Elizabeth Mateos platica con Crónica. Nos cuenta que ella ya no quería ser candidata, es más, reconoce que ella impulsaba a otra persona (no mencionó quién) y que los de su partido no se lo permitieron.

¿La razón? Las encuestas la señalan como la mejor posicionada para poder mantener el bastión perredista y ser la primera alcalde de Iztacalco.

Ya comenzada la charla, antes de darle un sorbo al vaso de agua, Mateos asegura que Iztacalco necesita seguridad y garantizar el suministro de agua, problemas que en los últimos años han atormentado a los habitantes de la demarcación.

—Se le acusó de actos anticipados de campaña—se le pregunta.

—Hasta ahorita no hay denuncia formal por actos anticipados, de hecho yo no hice precampaña. Lo único que hay son escándalos mediáticos hechos por (Armando) Quintero porque él va a bajo en las encuestas y ha difamado para tratar de victimizarse.

—¿Cuáles son tus fortalezas?

—Soy de Iztacalco, conozco las problemáticas, cumplí lo que ofrecí en la campaña, dejé administración con finanzas sanas (en su etapa de delegada 2012 a 2015), administración limpia, y la gente me conoce, sabe quién soy. Yo siempre estoy presente en su discurso (Quintero), pero yo lo hago a un lado, estoy trabajando en mi campaña de la mano con las personas.

Tenemos propuestas y ellos no (Morena), sólo tienen descalificaciones. Nosotros no volteamos a verlos, sólo trabajamos.

—¿Qué programa social retomarías en caso de ganar?

—Como jefa delegacional entregué tabletas a los niños, fue un esfuerzo financiero enorme y ahora yo volveré a implementarlo y le comentaré a Alejandra (Barrales) para que se cree un programa a nivel Gobierno central para darles esa herramienta tecnológica de secundarias que coadyuva en su educación.

Alejandra propone apoyo a las amas de casa y yo también lo quiero implementar.

Las amas de casa son un sector olvidado, marginado, un sector no reconocido por su trabajo. Es un tema de justicia social reconocer su trabajo. Son mujeres que abandonan su vida personal por atender la casa, hijos y familia. Ese programa de “pa las jefas”, me sumo para hacerlo en conjunto.

—¿Manejaste algo de deudores alimentarios morosos?

—Sí. El único pendiente que dejé en la Asamblea fue hacer una ley para que a los irresponsables que no dan pensión a sus hijos, y quieren ir por un cargo de elección popular, se les niegue. No es posible que tú, siendo político, no des el ejemplo. Como Martí Batres, que evitaba dar pensión a sus hijos. Se me hace insensible, la gente no tiene calidad moral. No la pude legislar pero me hubiera gustado.

—¿Cómo ves a Armando Quintero?

—Es una persona incongruente y corrupta y mentirosa. Es un chapulín y lo dice su trayectoria. Fue delegado en Iztacalco por el PRD, luego por interés personal se va a Movimiento Ciudadano, intentó ser candidato y no lo consiguió y ahora llega con Morena, a eso se le llama oportunismo, chapulín y que sólo tiene intereses político propio, pero que no acompaña el proyecto de un partido, es decir no hay lealtad.

Además como secretario de Transporte y Vialidad se le cuestionó por la venta de placas piratas a través de sus hermanos y el escándalo por el dinero que le sacaron a los taxistas.

Dejó a su cuñado como jefe delegacional, sin que éste tuviera experiencia política y ese periodo fue desastroso. El cuñado contrató a familiares.

Quintero es una persona incongruente, es misógino. Porque me ataca en términos de género, ejerce violencia política, incita al odio como mujer y política. Le quitó un lugar importante a las mujeres, decidiendo que él sería el secretario de la mujer cuando es un absurdo, esos espacios se hicieron para que la mujer tuviera espacios en los sindicatos.

Su trayectoria habla por él. El no vive en Iztacalco y ahorita viene sin calidad moral a competir. Pero sé que mi competencia no es con Quintero, ya nos demostró que no trae arraigo entre la comunidad; que él como Armando Quintero no gana una elección en Iztacalco. La competencia es con su mesías, con su candidato presidencial, que es lo que le da impulso a todos esos candidatos.

—¿Cómo calificas la administración de Quintero?

—Yo no recuerdo un trabajo destacado, sólo tuvo un programa social que benefició a niños “olimpiada del conocimiento”. En cambio yo beneficié a 90 mil niños. Hay una diferencia abismal.

Él controló a todos los jefes delegacionales que le siguieron y nadie cambia ni siquiera una coma a sus programas, nadie innovaba porque Armando Quintero no se los permitía porque él los manipulaba, pero yo llego y dije esto es arcaico, tantos problemas y no es posible que haya solo un programa social. No había recursos, pero yo los conseguí con diputados y eso nos dio la confianza de las personas.

—¿Es desventaja que Quintero conozca tú forma de trabajar?

—No. Él está desesperado y no conoce mi trabajo porque no ha estado metido en Iztacalco, él descalifica lo poco que conoce.

—¿Cuáles son tus principales propuestas?

—Seguridad pública, encaminada en la prevención del delito, compraré patrullas propias para las colonias, para que se queden exclusivamente en la colonia; tres por cada unidad territorial, que harán recorrido, código águila y sonoro y que no podrán irse, su trabajo estará ahí. Los vecinos los van a conocer y las patrullas dominarán los territorios. Cámaras de circuito cerrado en casas de los vecinos para que monitoreen las 24 horas.

Las cuadrillas de la delegación, se concentrarán en una colonia por día, para que se haga seis veces al año y 18 en mi gestión, la meta es que la delegación tenga calles dignas que transformen la imagen urbana.

Voy a contratar vecinos de las colonias que sepan de electricidad, jardinería, plomería, pintura y meteré brigadas en todos los espacios públicos para darle mantenimiento y seguridad. Esos espacios los vamos a rescatar para que las personas puedan convivir ahí con sus familias.

Erradicaré los basureros de cielo abierto, de cascajo, con una campaña de cultura cívica y tendré mano dura para castigar. Habrá un número telefónico para obtener servicios gratuitos; recogeremos todo lo que nos les sirva y nos lo llevaremos. Si hay cascajo también los recogeremos para que no acabe en las calles. Incluso se les dará servicio de grúas para que se lleve todo lo que obstaculice la vía pública.

Construiremos una estación de bomberos.

—Tu propuesta de empleo, ¿en qué consistirá exactamente?

—Adelgazaremos la estructura de administración pública para ver de qué tamaño haremos las plazas autogeneradas. Habrá empleo temporal con ello.

La falta de empleo es algo prioritario, por eso hablaré con todos los empresarios de la delegación para que nos den su bolsa de empleo y con ello hacer ferias de empleo. Serán empresas de Iztcalco para que la gente se quede en Iztacalco a trabajar.

—¿Cómo planeas prevenir los delitos?

—Con la prevención de adicciones, quiero poner un centro de reintegración para que los jóvenes se rehabiliten. Y los capacitaremos para que puedan trabajar.

—¿Ves complicado que el Frente pueda ganar la alcaldía?

—Hemos hecho un trabajo importante, lo difícil está en que gane Morena la delegación. Quintero ha agredido a mis brigadistas y en redes sociales le dan con todo con los bots. Están preocupados, ya hasta recibí amenazas de muerte, lo que me habla de su preocupación, hoy ya se dieron cuenta que no por ser candidatos de Morena van a estar como la espuma y que ganarían sin siquiera hacer campaña.

Me parece que Quintero no quiere ser alcalde, sino venganza personal contra mí, que creo es lo que lo mueve. Lo mueven sus rencores personales.

—¿Qué le dirías a los que aún no saben por quién votar el próximo primero de julio?

—Las encuestas dicen que los indecisos se inclinarán al final por Ricardo Anaya.

Por lo que yo digo que el voto útil deberían dárselo a Ricardo Anaya, porque el PRI ya no es opción. Y la gente ya no cree en todos los políticos, yo les diría que no crean en los discursos autoritarios, como el de Andrés Manuel; que tomen en cuenta lo que ocurre en Venezuela, porque eso podría pasar.

Las libertades del país están en riesgo si gana Obrador.

Imprimir