Ciudad

Frente reparte frijol con gorgojo

Crónica lleva a sus lectores, con reporteros encubiertos, a ese mundo donde la política acepta cualquier método

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El reparto de despensas preelectorales está a todo vapor en Iztapalapa.

La bolsita transparente, sin logos, incluye un kilo de arroz, un kilo de frijoles, un kilo de azúcar, papel de baño y un aceite.

En la colonia San José Buenavista, Iztapalapa, la señora Mary es líder de zona del PRD y en la colonia Leyes de Reforma, Tercera Sección, es coordinadora de los brigadistas que salen a las calles para volantear y perifonear a favor de Alejandra Barrales y Karen Quiroga.

En torno a esta mujer giran la entrega de dádivas en un ámbito de privaciones como lo es Iztapalapa, que se disputan palmo a palmo el Frente encabezado por Alejandra Barrales y Morena, capitaneado por Claudia Sheinbaum. De hecho, la bolsita transparente con cinco productos es llamada con cierto descaro canasta o despensa básica. Los productos no se ven de buena calidad, el frijolito incluso parece estar picado... sí, parece que reparten frijoles con gorgojo.

Las frases del perredismo en este mundo no pierden oportunidad de recurrir a esa magnificación. Las listas en las que los ciudadanos cooptados son anotados están tituladas “Apoyo al Ingreso Básico Universal”.

Una casa de cultura del PRD (junto a su sede delegacional) y un café internet (un negocio familiar) son los centros donde se opera la recopilación de copias de credenciales de elector y se llenan los formatos. En la casa de la cultura se hacen filas para cobrar el brigadeo.

Una disputa al interior de los brigadistas del PRD provoca que algunos de ellos hablen de lo que pasa allí. Los coordinadores como Mary, alegan, están abusando de su puesto y han comenzado a incluir en los pagos a familiares o amigos que no han realizado ninguna labor.

El jefe del lugar asegura que él tuvo que vender su camioneta para poder pagar brigadistas, así que ahora se ha convertido en el SET-PRD y hace un descuento a cada brigadista para recuperar lo que puso de su bolsa.

En el café internet se dan las despensas básicas. “Te dan un boleto y te apuntan en una lista para que después vayas a cambiarlos por una despensa”, aseguró una mujer que contacto a Crónica y quien pide mantener el anonimato. Ella es una de las ofendidas porque el reparto ha dejado de ser equitativo y los coordinadores han comenzado a acaparar dádivas electorales para sí mismos y para sus familiares.

Reporteros de Crónica asistieron, encubiertos, al lugar:

 Al llegar a la estación del Metro, Constitución de 1917, bajamos hasta la terminal G, con dirección a la colonia San José Buenavista; abordamos una pecera, y con destino a las calles de Villa Franqueza, esquina con Tabasco, en la delegación Iztapalapa.

Calles enteras con puestos de comida, talachas, reparación de vehículos y panaderías es lo que se puede observar en los alrededores; a través de un viaje en el que sólo se podía observar propaganda del PRD en postes, lonas y pintas, en las que se pedía el voto para la candidata por la Jefatura de Gobierno, Alejandra Barrales.

Bajamos enfrente de una zapatería, al lado de una tienda de ropa y al cruzar la calle un café internet, el cual se presume es donde se realizan los “trámites” para recibir una despensa e incluso algo más; encubiertos entramos a dicho local en el que además de poder usar un equipo para hacer la tarea y revisar las redes sociales, se pueden sacar copias y reparar equipos.

La familia que atendía el negocio se encontraba sentada, el padre de un niño muy inquieto daba información a un chico como de 17 años sobre cómo reparar su celular, la madre le pedía a su hijo que se calmara y se apurara a hacer la tarea, cuando nos vieron preguntaron: “¿En qué le puedo ayudar?”, le contestamos: “Venimos por informes, me comentó un familiar que aquí daban apoyos por parte del PRD”.

Los esposos voltearon a verse y el hombre volvió a cuestionar: “¿Qué familiar?”, respondimos: “José Ramos, es mi tío”, al no parecer convencidos les soltamos una historia sobre porqué necesitábamos el apoyo: “Mire mi tío me explicó que aquí podrían ayudar a mi madre, ella está enferma y le cuesta trabajo con la comida y el gasto para la casa”; al compadecerse dijeron: “Las familias tienen que entregar copias de las credenciales de elector de todos los integrantes que puedan votar, con la idea de que estén dentro de la “canasta básica” que cada quince días se entrega en el local de Mary”; la canasta básica se conforma de un kilo de arroz, un kilo de frijoles,  un kilo de azúcar,  un paquete de papel de baño y un aceite.

La invitación es clara: “quien traiga más gente, se lleva un mayor apoyo económico”, se le indica al ciudadano interesado (en este caso, un reportero encubierto de Crónica). La copia de la credencial de elector y un número de cuenta bancario es lo que se va acopiando en el café internet Lattitude, en la avenida Villa Franqueza esquina con la calle Tabasco, al lado del local de Mary en donde también se venden películas piratas.

Por último nos pidieron las copias de las credenciales para recibir los apoyos y aunque no dijeron el precio por llevar más gente, comentaron que el día de la elección tendrían seguro su credencial “Pa’ Las Jefas”, que ofrece Barrales en sus eventos de campaña.

A unas calles de allí está la casa de cultura, ubicada en calle Miguel Hidalgo, frente a la iglesia de San José, donde los días lunes a las 20:30 horas y los martes a las 21:30 horas se llevan a cabo “juntas” con el pretexto de que todas las personas vayan por su despensa, aunque en realidad es para que no vean que se entregan despensas para motivar a la gente a votar a favor del PRD”, afirmó la colaboradora anónima de Crónica.

Imprimir