Espectáculos

Investigadores ponen en duda denuncia contra Luc Besson

Los análisis toxicológicos de la modelo y actriz Sandrine Van Roy, han dado negativo en la ingesta de sustancias, de lo que se acusa al director francés

El escándalo se dio a conocer el pasado 18 de mayo.

Los primeros resultados de la investigación por supuesta violación contra el director de cine francés Luc Besson cuestionan el testimonio de la denunciante, una actriz de 27 años, pues no se han encontrado restos de sustancias “susceptibles de alterar su entendimiento” en los análisis toxicológicos.

Según fuentes judiciales citadas ayer por el diario Le Parisien y la revista Le Point, los análisis toxicológicos realizados a partir de muestras de sangre y cabello de la modelo han dado negativo en la ingesta de sustancias.

La mujer, cuya identidad no trascendió en un primer momento, es la modelo y actriz Sandrine Van Roy, conocida de Besson desde hace años, que interpuso una denuncia contra el cineasta (El gran azul) el pasado 18 de mayo, horas después de ser supuestamente agredida en un hotel.

Van Roy contó a la policía en su relato que se bebió una taza de té, empezó a sentirse mal y perdió el conocimiento.

En su declaración, Van Roy, que ha tenido algún rol secundario en películas como Taxi 5, de la que Besson es coguionista, explicó que mantenía una relación sentimental con el cineasta desde hacía dos años y que se sintió obligada a tener relaciones sexuales con él por sus vínculos profesionales.

En cuanto a la noche en la que supuestamente tuvieron lugar los hechos, la actriz y modelo también afirmó haber sido “empujada por la espalda en el cuarto de baño” y haber perdido el conocimiento durante unos segundos antes de levantarse, según su declaración en la comisaría y de la que hace eco Le Point.

Tras la denuncia, Besson, de 59 años, dijo a través de su abogado estar sorprendido por la denuncia y reconoció que había visto a la actriz de forma episódica, pero que nunca la había drogado ni violado. No ha vuelto a pronunciarse públicamente desde entonces.

Imprimir