Mundo

Trump desprecia la polémica por los niños migrantes perdidos

El gobierno de Estados Unidos minimizó ayer el alcance de la polémica por los mil 475 niños migrantes a los que sus agencias perdieron el rastro el año pasado, asegurando que no tienen responsabilidad en este hecho.

Diversos funcionarios del ejecutivo restaron importancia al dato en una conferencia de prensa, y llegaron a asegurar que esta situación se debe a los “vacíos legales” heredados de la Administración del expresidente Barack Obama.

El asesor de la Casa Blanca Stephen Miller argumentó que la gran mayoría de niños que llegan solos a la frontera, cerca del 85 por ciento, según el departamento de Salud y Servicios Sociales de EU (HHS), acaban realojados con familiares que ya viven en EU.

Según explicaron medios estadunidenses, la cifra es la de niños de los que no recibieron respuesta cuando, en otoño, el HHS llamó a las cerca de 7 mil 600 familias que acogían niños migrantes.

Por ello, Miller afirmó que  “no existe ningún motivo para pensar que les ha pasado algo a esos niños. Si llamas a un amigo y no contesta al teléfono, no piensas que haya sido secuestrado”.

PREOCUPACIÓN. Sin embargo, incluso legisladores republicanos dudan de que en todos los casos estos niños se encuentren bien. El senador republicano por Ohio Rob Portman aseguró a la cadena pública PBS que hay al menos ocho casos documentados de menores que terminaron en manos de traficantes, y tuvieron que ser rescatados de una fábrica de huevos en el Estado, donde les forzaron a trabajar hasta 12 horas al día.

ESCALADA. La denuncia de Portman llegó el 24 de abril, porque el dato se dio por primera vez pocos días antes en el Congreso; sin embargo, la polémica ha crecido a raíz de la nueva política instaurada por el fiscal general, Jeff Sessions, de separar a todos los padres de sus hijos menores cuando cruzan ilegalmente la frontera.

Imprimir