Cultura

Novelan un Tour de Francia escabroso

En Muerte contrarreloj, Jorge Zepeda narra una serie de hechos atípicos en la competencia. “Nadie puede ser un ganador absoluto sin tener un ego desmedido, sin atropellar un poco”, añade

Muerte contrarreloj, de Jorge Zepeda Patterson, narra la historia de Marc Moreau, ciclista que se convierte en investigador en el Tour de Francia, luego de que se dieran cuatro incidentes atípicos: un violento asalto, una sospechosa intoxicación, un atropello y un supuesto suicidio.

“Quise hacer una novela en un ambiente del tenor de una historia de Agatha Christie, en el que hay un criminal suelto en un núcleo cerrado en donde el criminal tiene que ser uno de los protagonistas; a la manera de Asesinato en el Expreso de Oriente”.

En el libro editado por Grupo Planeta, dice el periodista y escritor, la policía infiere que los crímenes fueron cometidos por alguien de dentro por cuestiones de acceso a la información, lo cual le permitió generar un ambiente  “tenso”, distinto al de un asesino serial que puede ser cualquiera de la ciudad y la víctima también puede ser cualquiera.

“La tesis de la que parto es que hay un criminal entre ustedes y es uno de ustedes. El Tour de Francia es mi Asesinato en el Expreso de Oriente, la diferencia es que aquí hay 21 etapas para culminar, hay que encontrar al asesino y puede ser un italiano o un francés”.

Para Muerte contrarreloj, Jorge Zepeda investigó y escribió por año y medio, pues incursionó por primera vez en una actividad deportiva:

“El ciclismo me parece que es la actividad deportiva de mayor contenido épico, por el sacrificio y casi la autoflagelación que exige para ser un atleta de alto rendimiento en esta disciplina, es un contexto donde la lealtad, el sacrificio, el trabajo en equipo, la traición, se magnifican”.

El escritor señala que el ciclismo es mucho más que un deporte, pues desde otros sectores es visto como un negocio o industria, en la que participan personas dispuestas a morir en un descenso casi suicida de 90 km por hora, sin mayor protección que un casco, “¿por qué no estarían dispuestos a matar?”.

“Nadie puede ser un ganador absoluto sin tener un ego desmedido, sin atropellar un poco. Decidí hacer una novela que no tuviera ninguna relación con mi experiencia previa, mis primeras tres novelas son thriller político, pero aquí escogí una historia que se desarrolle en el extranjero, en una disciplina que sólo había visto como espectador, lo cual me obligó a hacer un ejercicio de ficción e investigación”, concluye Jorge Zepeda.

Imprimir