Espectáculos

Crepúsculo, abismo de luz: una odisea por la fantasía amorosa de un clown

“Escribí la obra para mi clown, a quien yo interpretó. Tiene muchos años que surgió la idea, yo estaba en Paris y tuve la oportunidad de ver un poco del clown, un espectáculo donde  se hacía una escena romántica debajo del agua y cuando regresé a México quise desarrollar algo así. Hace como 30 años de esto, en lo que también descubrí que la realidad es otra”, platicó Óscar Flores Acevedo, director, dramaturgo y actor, en entrevista con Crónica.

Sentimientos de amor, desamor y esperanza son los que transmite la puesta en escena Crepúsculo, abismo de luz, los cuales son inspirados por la historia personal del artista cuando supo lo que era el fracaso en el amor, “ahí en ese momento, decidí que mi Clown tenía que estar solo en escena y hablar de ese proceso, ahí también descubrí cual sería el final de la historia”, dijo.

La puesta en escena estará vigente en el Teatro Milán hasta el próximo 27 de junio, una tragicomedia para adolescentes y adultos que relata la historia de Fiasco, un Clown ingenuo y romántico, que se escapa al mundo de la imaginación para buscar la libertad. En el escenario, límite de la ficción y la realidad, queda perdidamente enamorado de una joven del público a quien lleva a viajar a su mundo para bailar y cenar en el fondo del mar.

Después de una emotiva odisea, la realidad lleva a Fiasco a comprender que el amor ideal sólo existe en la fantasía y que su amada tiene que regresar. Fiasco decide abandonar el mundo de la ficción para volar entre las burbujas del abismo de luz para buscar un mundo nuevo donde renacer. 

El artista explicó a que, a raíz de su visita a París y de los sentimientos que encontró para crear a su Clown, surge una necesidad en él de escribir y tomar clases de manera oficial para poder contar esta historia: “Me apoyé en grandes autores, salió un texto muy complejo y bonito, la verdad sí me costó mucho el poder abordarlo, pero más, que creyeran en este proyecto”, dijo.

Óscar no necesitó de una producción tan grande, ya que su principal objetivo fue crear un ambiente modesto en el que los elementos que dan nombre a la obra, Crepúsculo, abismo de luz, ayudara a crear una atmósfera con colores azules tenues y un solo personaje en escena, que busca transmitir un mensaje de amor.

Cabe señalar, que en escena se apoya con un video maping con animaciones “así es como se dibuja este mensaje de amor, es algo tipo de caricaturas y me meto en ese mundo, hay efectos visuales como volar, irnos a Venecia y con música nueva y original”, compartió.

El ambiente musical tiene toques que parecieran similares a las películas de Chaplin, con las que marca estas pautas entre la realidad y la fantasía: “La gente llora de emoción al ver este show, es un gran mensaje de amor en el universo. Es una filosofía que combina la parte propositiva del amor y esos toques fantásticos que todos tenemos”, concluyó.

Imprimir