Nacional

La Idea Juché, desde Norcorea hasta Morena

El líder del pensamiento Juché promueve a AMLO en la CDMX y vaticina su triunfo. Encabeza el Comité de Estudios del kimilsunismo

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La filosofía Juché, creada por  Kim Il-sung, tirano de Norcorea y abuelo del actual líder de aquella nación, formó una corriente de pensamiento político que asegura que puede llevar a la humanidad a la felicidad. Esta idea Juché anidó en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Su promotor en México, el experredista y hoy lopezobradorista Ramón Jiménez López, se sintió atraído a esta idea en 2004, durante un encuentro con diplomáticos de Corea del Norte en nuestro país. Ya para entonces, la filosofía Juché había evolucionado hacia el culto a la personalidad, por obra de Kim Jong-il, hijo y heredero de Kim Il-sung, y luego continuada por su nieto y actual líder, Kim Jong-un.

Jiménez López es hoy en día promotor de la candidatura de López Obrador en la Ciudad de México y mantiene su creencia política Juché, aunque, consultado por Crónica, señala que ese tema deberá ser abordado hasta después de la elección. En tanto, vaticina el triunfo de su candidato y asegura que en el libro de AMLO, No decir adiós a la Esperanza, se están concretando las líneas generales de la filosofía de Kim Il-sung, que llevarán al pueblo mexicano a la felicidad.

“Yo no soy vocero (de Morena) y pasando las elecciones podría tal vez hablarse del tema”, comentó.

Según dice Jiménez López en sus comunicados públicos, AMLO es “un estadista que llevará a México a ser una potencia mundial con felicidad y estabilidad para el pueblo”. “Avancemos con alegría”, es el lema del juchista mexicano para arengar a los morenistas. Jiménez tiene dos maestrías y es líder del Comité Mexicano de Estudios del kimilsunismo.

Viene desde la prehistoria de la izquierda mexicana, el Partido Popular Socialista (los pepinos, como se les llamaba despectivamente) y ha sido legislador postulado por el perredismo (Cámara de Diputados) y el morenismo (Asamblea Legislativa).

Para este académico, Corea del Norte es “el fruto más acabado de esta filosofía… es un país socialista… ahí, por ejemplo, todo el sistema de salud es gratuito; hospitales, y medicamentos; también la educación, pero no sólo académica, sino la deportiva, la artística y la cultural...”. Las elecciones en aquel país con un solo candidato, que tuvo ocasión de atestiguar, le dejaron buen sabor de boca de acuerdo a lo que ha comentado públicamente.

El líder Juché mexicano tiene un peso local más que nacional. Compitió por la delegación Gustavo A. Madero en 2015 (Morena), pero fue derrotado. Hoy, en esa amalgama cuyo número de componentes es difícil de determinar, se ha unido al movimiento de López Obrador y participa activamente en la promoción de su candidatura en la Ciudad de México.

Lo que dicen quienes le conocen es que ha logrado impulsar sus ideales entre un número cada vez mayor de personas. Su papel de profesor en el Politécnico permite que le llamen “maestro” sin que nadie se extrañe, aunque en ocasiones sus movimientos (saludos, reverencias) parecen más afines a su convicción ideológica que impregna muchas veces su discurso.

Jiménez López realiza recorridos cotidianos en la delegación Gustavo A. Madero para las campañas de Morena, pero no se limita a esa demarcación.

NACIMIENTO DE UNA IDEA. En una editorial de mayo de 2007 se publicaron los primeros boletines informativos que difundirían en México la ideología Juché. “(Es) la lucha contra el imperialismo japonés, y luego el norteamericano, en la construcción del socialismo y en la lucha por la reunificación de Corea”, señalan los primeros textos que tuvieron la firma de Jiménez López como cabeza del Comité de Estudios del kimilsunismo.

Jiménez López es también el directivo para América Latina del Instituto de la Idea Juche y su importación a Morena no es nada despreciable a nivel local, pues fue líder del sol azteca en la Gustavo A. Madero, uno de los bastiones férreos del perredismo que ha resistido hasta ahora la fisura provocada por AMLO.

A pesar de la derrota de 2015 en la contienda por la Delegación, lo que se dice entre los morenistas de la Gustavo A. Madero es que zonas como Coatepec y otras áreas complicadas en cuanto a seguridad y falta de servicios urbanos han recibido muy, pero muy bien a Jiménez López.

Por lo demás, el juchista número uno del país es un hombre preparado, tiene dos maestrías, en Economía y en Matemáticas aplicadas, y es profesor del Instituto Politécnico Nacional.

En una entrevista expuso que “la historia de la humanidad es la historia de las masas populares por lograr su independencia respecto a las fuerzas de la naturaleza y de los opresores internos o externos de un país”.

Explica: “El socialismo centrado en las masas populares, donde todas las cosas pertenecen y sirven a éstas y que avanzan gracias a su fuerza unida, tiene como objetivo fundamental defender cabalmente la independencia de las masas populares y el derecho soberano de la nación, como con la aspiración de los pueblos a la independencia”.

Para el fundador del Comité de Estudios del kimilsunismo, las noticias desplegadas sobre Corea del Norte responden a que el sistema socialista es mal visto por la mayoría de las doctrinas económicas vigentes, aseguró que “esos reportes tienen una intencionalidad política”.

En un video publicado en 2016, Ramón Jiménez López expone en la Escuela de Formación Política de Morena una conferencia magistral donde la lectura inicial del encuentro será: “Lenin: Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo.”

Mientras transcurre el video, el profesor del IPN asegura que en Morena se encuentran en la búsqueda por crear una nueva corriente de pensamiento a partir de las tres tareas fundamentales de su movimiento: “organizar, concientizar y movilizar a nuestro pueblo”.

 

Sobre la tarea de organizar sostiene que la labor se encuentra realizándose a partir de todos los comités regionales de Morena.

Señaló que no bastaba con crear una organización, la segunda y tal vez más importante tarea era concientizar; el profesor Jiménez López señala que es indispensable “internalizar profundamente el concepto de revolución de las conciencias” refiriéndose a nuevas formas de hacer política desde nuevos hábitos.

Citando el libro No decir adiós a la Esperanza publicado por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, expone que se encuentran los lineamientos generales sobre esa nueva corriente de pensamiento, en los que resalta conceptos como la soberanía popular, rescatado de Los sentimientos de la Nación, documento de 1813 en el que José María Morelos y Pavón plasmó la forma en que debería de funcionar el México independiente.

La formación que se expone a los militantes del partido retoma los textos fundamentales de la Independencia, Revolución y Reforma de las figuras que orientaron la historia de México, Latinoamérica y también otros ejemplos a nivel mundial, como es el caso norcoreano.

Doctrina Juché

Corea del Norte se rige por un pensamiento filosófico inventado por el fundador de ese régimen comunista, Kim Il-sung, y que lo llamó Juché (en coreano Ju: Señor o Dios, y Ché: Ser como), que significa “Cada persona es como un dios y, por tanto, dueño único de su propio destino”.

“Cada persona es dueña de la revolución (norcoreana) y de aportar su talento individual para solucionar todos sus problemas”.

Los norcoreanos no sólo seguían obligados a vivir en una dictadura de un solo partido, sino a adorar al líder como si se tratase, literalmente, de un dios, de lo contrario, merecerían el castigo que los dioses tienen reservados a los traidores.

Para el kimilsunismo no es que el “Querido Líder” sea tan sagrado como el monte Paektu, es mucho más: “El Paektu reconoce a su amo, así como lo hacen los dioses del clima”.

Los norcoreanos se comportan como si pertenecieran a una secta fanática, que ahora está liderada por su hijo Kim Jong-un.

-Ramón Jiménez López

Vaticina el triunfo de López Obrador y de acuerdo a sus propios comentarios sobre el libro No decir adiós a la Esperanza, se están concretándo las líneas generales de la filosofía de Kim Il-sung, que llevarán al pueblo mexicano a la felicidad.

 

 

 

Imprimir