Pablo Trapero: Vale la pena celebrar que el mundo admire las historias latinas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 31 de Mayo, 2018

Pablo Trapero: Vale la pena celebrar que el mundo admire las historias latinas

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

“El espectáculo, la emoción, la intimidad, una mezcla de sentimientos que van del amor a la violencia, es lo que aprendí de películas como Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936), que hoy se ven reflejados en mis películas”, dice el cineasta argentino Pablo Trapero, en entrevista con Crónica, quien en el 2015 se convirtió en el primer latino en ganar el León de Plata al Mejor Director de la Mostra de Venecia, uno de los encuentros cinematográficos más importantes del mundo (ése que un año después ganaría Amat Escalante). 

Aquel logro histórico (que tiene una lista de ganadores como Brian de Palma, Emir Kusturica y Alan Resnais) se dio gracias a su trabajo en El clan, un sensacional thriller de época que aborda el tema de los secuestros en la Argentina, inspirados principalmente en la familia Puccio.

Aquel trabajo ha sido la máxima corona de su carrera después de otros como Elefante blanco (2012) y Carancho (2010), con los que visitó Cannes. Ahora el cineasta está en las ligas mayores de la industria del cine: “Hacer cine hoy en día, para mí es más fácil que 10 años atrás; en los últimos años se ha podido armar este respaldo”, comentó.

“Todas las historias me han dejado marcas, me han dejado muchos aprendizajes de la realidad que no conocía, de sentimientos que no sabía que tenía porque no me había enfrentado a esos problemas; por eso es que siempre digo que las películas tienen el poder de cambiar nuestra mirada”, agregó.

Para el director argentino cada película es distinta, tienen orígenes impulsivos: “Puede ser una imagen, puede ser una noticia, puede ser un miedo, una fantasía. Siempre lo que confirma la idea es la necesidad de que esa película exista para contar algo que no se sabe, una realidad que no conocemos.

“Lo que más me atrae en la ficción es esa frontera tan difusa que comparte con la realidad. O dicho al revés, lo que tiene de ficción la realidad. La vida cotidiana puede contener una aventura, como en el caso de la mujer de Leonera (una de sus películas), que es una chica que empieza a vivir una vida que no parece ser la suya propia y esto es casi una ficción para ella. Son personajes que son superhéroes de sus propias vidas. Eso me gusta. La idea de encontrar grandes aventuras en estas situaciones cotidianas”, destaca.

Cine. La quietud es su siguiente película y debe su nombre al de una idílica estancia familiar donde Mía (Martina Gusman) creció con sus padres. Una situación inesperada la obliga a reunirse con su hermana Eugenia (Berenice Bejo), quien regresa tras años viviendo en París. El reencuentro ocurre bajo la mirada implacable de su madre, Esmeralda (Graciela Borges).

Un nuevo giro hará que Vincent (Edgar Ramírez), el marido de Eugenia, llegue a La quietud y junto a Esteban (Joaquín Furriel), escribano y amigo de la familia, se sumerjan en una trama íntima repleta de secretos. Pero muy pronto Mía y Eugenia enfrentarán una verdad capaz de cambiarlo todo.

“Va sobre dos hermanas alienadas que se reencuentran ante una tragedia familiar; en él explora temas como la necesidad de cierre y cómo el pasado de los padres y la obscura historia argentina relacionada con los años de dictadura, termina afectando a ambas mujeres en el presente”, explicó el cineasta y agregó: “El elenco me parece espectacular y la historia es tan intensa como sus actores”.

“En primera vista todo lo que pasa es hermoso; ellos y lugares son divinos y a medida que pasa la película vamos descubriendo los secretos y los misterios del pasado de esta familia, a lo largo de generaciones y décadas. Eso que vemos en la superficie va yendo cada vez más profundo hasta llegar a décadas más atrás (…) Hablamos sobre los vínculos familiares, ellas son muy parecidas y se ve en la pantalla. Martina y Berenice tienen un vínculo muy simbiótico. Vemos la relación entre ellas, pero también me interesa ver cómo se desenvuelven en las relaciones con sus parejas, con su madre y con su pasado, que tiene que ver con sus padres, en donde descubren las cosas que las han marcado hasta hoy”, adelantó el cineasta.

El filme tendrá su estreno en agosto en Argentina y luego a través de Sony llegará a otros lugares de Latinoamérica.

Serie. El periodista y escritor Roberto Saviano saltó a la fama en el año 2006 con Gomorra, novela donde narra los negocios ilícitos de la Camorra italiana a partir de hechos reales. El éxito del libro ha inspirado una película (de Matteo Garrone) y una serie de televisión bajo la dirección de Stefano Sollima. Ahora, este mismo director, junto a Pablo Trapero y Janus Metz (True Detective), hacen equipo para llevar a la pantalla chica otro libro de Saviano: CeroCeroCero.

“Voy a dirigir unos episodios en México, es un proyecto muy grande de Amazon”, dijo a Crónica y después contó más detalles: “Narra las bambalinas del mundo del narcotráfico, desde el lugar menos conocido, que es el empresarial. Así como lo cuenta el libro es sobre cómo se trasladan los cargamentos de cocaína, que tienen que pasar por aduanas, por barcos, cruzar fronteras, la serie cuenta cómo salen los personajes desde Nueva Orleans, hasta pasar por México, Senegal, Marruecos, hasta que llegan al sur de Italia, donde está la mafia”.

Esta producción de ocho episodios, que será estrenada en 2019, tiene en su elenco a Gabriel Byrne (The Usual Suspects), Dane DeHaan (Chronicle), Andrea Riseborough (Birdman) y al mexicano Harold Torres (Sin Nombre). ZeroZeroZero será el título original del drama que se grabará en inglés, español e italiano y que comenzó su rodaje en marzo con locaciones en México, Estados Unidos, África Central, España, Italia e Inglaterra.

Finalmente, Trapero se despidió con una reflexión sobre el gran momento del cine latino en la actualidad: “Hacía mucho tiempo que nuestro cine se merecía ese espacio, ese reconocimiento y esa mirada. Hacer películas es un arte tan difícil como placentero, así que vale la pena celebrar que nuestro cine sea mirado con admiración porque las historias que contamos son tan poderosas como las de las cinematografías más importantes del mundo”, dijo.

Imprimir