Nacional

EPN critica promesa de convertir a México en “un paraíso”

El presidente Peña en el Velódromo del Centro de Alto Rendimiento de la Conade.

Reunido con jóvenes integrantes de una fundación católica, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que no es tarea de un solo hombre cambiar un país y fustigó a aquellos que prometen una Nación parecida “casi al paraíso cuando claramente nunca va a existir algo así”.

El México que queremos construir entre todos —dijo—-, es un México que lo vamos haciendo todos los días, “porque suena muy bonito en la retórica, decir: Vamos a arribar a ese México que todos queremos, y lo pintamos, así como pintaron en este cuadro, pues muy bonito. Un país donde prácticamente sea el paraíso”.

Indicó que no es tarea solamente “de un líder o de un Jefe de Estado, de un Presidente, de un gobernador o de un alcalde, lo es de toda una sociedad, que esté decidida a cambiar y mejorar para bien”.

Durante el encuentro con integrantes de la fundación ­Scholas, vinculada al papa Francisco, el Jefe del Ejecutivo expresó: “Nadie vendrá a hacer por nosotros lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos, lo que no hagamos cada quien, en su propio espacio; es la suma de esfuerzos individuales lo que auténticamente cambia a una sociedad”, dijo a los jóvenes.

Desde el Velódromo del Centro de Alto Rendimiento de la Conade, en un mensaje a los candidatos a la máxima magistratura del país, Peña dijo:

“Hoy, aquellos que aspiran, les diría, no saben lo difícil y duro que es ser Presidente, porque pesa en una sola persona, en el cargo del Presidente de la República tomar muchas decisiones, pensando en el bien del país, que no siempre son bien aplaudidas o bien aceptadas y que a veces son decisiones difíciles”.

Añadió que si estas decisiones no se toman bien, “la verdad se puede poner en riesgo el rumbo de desarrollo o crecimiento de nuestro país. Y, en consecuencia, la verdad, uno supone, a veces piensan algunos, que el Presidente se la vive auténticamente a todo dar ahí, en Los Pinos, disfrutando de los bellos jardines que tienen Los Pinos, que sí los tiene, y de una gran casota”.

El presidente Peña Nieto agregó: “La verdad es que para el Presidente a veces, más bien pasa a ser algo que ni siquiera logra apreciar ni disfrutar plenamente, porque tal es el grado de responsabilidad que tiene un Presidente que su mente normalmente siempre está ocupada en pensar, en resolver, en tomar decisiones que los integrantes de un Gabinete —aquí están los titulares de varias dependencias— llevan a la consideración del Presidente”.

Indicó que normalmente “los Secretarios y los demás funcionarios están para resolver los problemas, que son parte de su responsabilidad. Pero cuando hay decisiones mayores o son los temas que llevan a la consideración del Presidente, y no siempre le llevan cosas fáciles, le llevan las decisiones difíciles; porque si fueran fáciles de tomar, las tomarían ellos mismos”.

 “La verdad es que a veces al Presidente le toca escoger entre matices de negro, pero es responsabilidad y del deber que tiene un Presidente”, señaló.

Imprimir