Academia

El cerebro es más complejo que el cosmos

Nuestra galaxia y el cerebro humano poseen casi el mismo número de estrellas y neuronas respectivamente, alrededor de 100 mil millones. De forma materialista, si la mente es una función emergente de la estructura cerebral y tenemos otro componente que tienen más o menos los mismos números, ¿tenemos que adjudicarle conciencia a la galaxia…? “¿Esto es verosímil?”, se pregunta José Luis Díaz, investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM y autor de Frente al Cosmos. La respuesta es “no, porque nuestro cerebro es más complicado que la galaxia por las conexiones que hay dentro de éste”.
Durante su participación en la charla El universo consciente: Homenaje a Stephen William Hawking, refirió que si cada neurona puede generar 10 mil conexiones y éstas son multiplicadas por esos 100 mil millones, la cantidad de posibilidades es astronómica, pero incluso una pequeña parte del cerebro con sus neuronas, las que posee un milímetro cúbico, por ejemplo, es casi tan complicada como la galaxia por sus conexiones. “No hay forma de atribuirle mente a la galaxia”.
La disertación entre científica y filosófica formó parte de la primera jornada del encuentro El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, que se realiza hasta el 3 de junio en el Centro Cultural Universitario. Pero este tipo de ideas son “divagaciones cautivadoras y provocadoras” en un intento por comparar la naturaleza del cerebro con las del Universo, en el cual José Luis Díaz y Gerardo Herrera buscaron una conjunción en la figura de Stephen Hawking.  
De acuerdo con Herrera, investigador y físico del Cinvestav, el científico británico, que falleció hace algunas semanas, pertenece a esa más alta capa de algunos que pudieron ver el Universo que se refleja en sí mismo.
El Premio Crónica añadió que el Universo evolucionó de tal forma que creó espejos capaces de verlo, de meditarlo y reflexionarlo, como sin duda sucedió en el caso de Hawking, un “espejo del más alto nivel puro y limpio donde el Universo se reflejó”.

Imprimir