Nacional

Con labor jurisdiccional del TEPJF se protegen derechos indígenas

◗ Asignan 13 curules en la Cámara de Diputados para estos ciudadanos, informa la presidenta del Tribunal ◗ Las constituciones del continente se reconocen cada vez más en naciones pluriculturales

 Janine M. Otálora Malassis, presidenta magistrada de Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, habló sobre el reconocimiento y la protección de la igualdad, así como de los derechos de los indígenas, que gracias a la labor jurisdiccional del TEPJF, son una realidad desde ayer, debido a que se asignaron 13 curules en la Cámara de Diputados exclusivamente para ciudadanos indígenas.

Durante su intervención, Armin von Bogdandy, director ejecutivo del Instituto Max Planck para el Derecho Público Comparado y el Derecho Internacional en Heidelberg, Alemania, refirió que América Latina apuesta a un constitucionalismo regional de derechos con garantías supranacionales que esté formado por tres elementos: derechos humanos, democracia y estado de derecho.

“El desarrollo de este derecho constitucional común, se debe a la historia propia de la región, que ha tenido una herencia de regímenes autoritarios y un legado de instituciones débiles, cuyo fortalecimiento seguimos moldeando por diversas vías.”

Destacó que las constituciones de nuestro continente se reconocen cada vez más en naciones pluriculturales.

Felipe de la Mata Pizaña continuó con la moderación de la mesa, con el tema “El paradigma del Ius Constitutionale Commune: Elementos constitutivos para la integración de una agenda Latinoamericana. Dijo que nuestro país nunca ha contado con un orden jurídico tan conscientemente abierto al derecho internacional y al derecho comparado, como el que tiene en la actualidad. “Decididamente visible desde la reforma constitucional de junio de 2011, el derecho constitucional común tiene sentido en México, porque se trata de un país que ha tomado la decisión soberana de pertenecer a los sistemas universal y regional de los derechos humanos”.

El director ejecutivo Armin von Bogdandy, resaltó que la ambición del proyecto Ius Constitutionale Commune en América Latina (ICCAL) es una contribución a la plena realización de los derechos, la democracia y del estado de derecho, y participar en la construcción de sociedades más plurales y más cohesionadas.

Señaló que su principal objetivo de estudio es el conjunto de normas jurídicas que gobiernan el ejercicio de la autoridad pública. Este constitucionalismo transformador ya tiene un impacto importante en América Latina.

Ya que se ha convertido en los últimos 30 años en un lenguaje legal, político y social común que no existía previamente, se trata de una plataforma de movilización para un público mucho más amplio.

Imprimir