Negocios

La OCDE pide tranquilidad a los afectados; el FMI lo lamenta

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, llamó a México y al resto de países afectados por los aranceles anunciados por Estados Unidos a “evitar reacciones extremas” por la decisión adoptada por Washington de gravar las importaciones de acero y de aluminio.
“Sin duda que todos, primero los mexicanos y luego la OCDE independientemente de la nacionalidad, hubiésemos preferido que no la tomaran, que esto no hubiera sucedido”, declaró el máximo responsable de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
El excanciller y exsecretario mexicano de Hacienda reconoció que “en el caso de México, por supuesto, todo lo que tenga que ver con el comercio con los Estados Unidos es un tema sensible”.
Pero estimó que “habrá que ponerlo en contexto. Habrá que evitar reacciones extremas y verlo como la parte de un proceso, quizá de negociación, que tenemos que ver con una perspectiva de mediano y largo plazo”.
“El problema de estas decisiones es que provocan que los demás socios comerciales tomen sus propias decisiones y esto se va escalando y eso hay que evitarlo a toda costa”, añadió Gurría al vaticinar que la decisión generará “volatilidad” en los mercados financieros.
La decisión de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio de México, Canadá y la Unión Europea, fue calificada como lamentable por el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Gerry Rice, vocero deL  FMI, dijo que resulta desafortunado que las tensiones comerciales están aumentando en un momento en que la recuperación global tiene su apoyo en el comercio.
Rice apuntó que en una guerra comercial no hay ganadores, por lo que la institución hizo un llamado a los países a trabajar de manera constructiva para reducir barreras comerciales y resolver diferencias sin recurrir a “medidas excepcionales”.

Imprimir