Espectáculos

Sin Dios y sin Diablo, el otro lado de Jaime Sabines

Sin miedo a la cámara, 20 lectores narran su encuentro con la obra del poeta

"Los amorosos andan como locos/ porque están solos, solos, solos, / entregándose, dándose a cada rato/ llorando porque no salvan al amor (…) Los amorosos son locos, sólo locos, / sin Dios y sin diablo…”, así dice uno de los poemas más emblemáticos de Jaime Sabines, quien cumple 68 años, celebración por la que el cineasta mexicano Claudio Issac; a quien se le recuerda por filmes como Crónica intima (1979) y El día que murió Pedro Infante (1989); estrenará el documental titulado Sin Dios y sin Diablo, Jaime Sabines y sus lectores.

“Este título pretende rebasar la mera referencia, al ser extracto de ‘Los Amorosos’, me gustaría pensar que expresa la condición del lector de poesía, que se encuentra ante el libro sin dios y sin diablo, autónomo, librepensador, no los necesita porque tiene a los versos y comprende que se tiene a sí mismo”, comentó Claudio Issac en entrevista con Crónica.

El filme se centra en la selección de 20 lectores del escritor nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, quienes pertenecen a distintos oficios y profesiones, y que son reunidos para contar historias íntimas que los ligan al poeta; mismas anécdotas que se complementan por la lectura de fragmentos de la obra de Sabines, que realiza a cuadro la actriz Irene Azuela, además de la presencia del mismo poeta, extraída del archivo fílmico.

“Esta película es un tributo colectivo para Jaime Sabines como poeta, pero también es, entre líneas, un gesto personal de gratitud al hombre que me escuchó y me aconsejó durante 20 años de amistad. En otro sentido, Sabines aquí es un conducto para hablar de los lectores de su poesía o incluso de los lectores de poesía en general, mejor aún no hablar de los lectores sino que ellos mismos hablarán, aquí se les da la palabra, procura combatir la superstición de que la poesía es un género elitista e inaccesible, eso no es necesariamente cierto y desde luego la poesía no documenta en realidad”, dijo el director, previo a la premier del documental.

Sin Dios y sin Diablo fue inspirado en otro documental  titulado Vivir con Camus, del cineasta francés Joël Calmettes, donde se hace referencia al novelista y filósofo francés Albert Camus: “en este documental el público demuestra una especie de adoración a Camus, como si fuera un santo patrón, mostraban declaraciones conformadas por personajes insospechados, no del orden intelectual sino de sectores comunes, lo que me pareció importante encontrar un equivalente en México”, mencionó.

“El único autor reciente en México que podría sostener una cosa de esta naturaleza era Sabines, no por demeritar a Rulfo o a Octavio Paz, que son autores mucho más complejos, con otros niveles de exigencia para el lector, Sabines no porque sea fácil sino porque es un logro literario para él, llegar a un punto óptimo de claridad y transparencia, hay algo de su inspiración que lo convierte en un clásico inmediato, tiene ese don de comunicarse directamente con su lector, cosa a la que apelé”, explicó.

El documental fue producido por Monstro Films, en colaboración con Alebrije, Cine y Video: “originalmente quería grabar en Tijuana, en Tuxtla Gutiérrez, en Jalapa, pero me di cuenta que aunque me apoyo mucho CONACULTA, en provincia no respondieron de la misma forma, se vieron bastante indiferentes, no tenía ninguna certidumbre de a quién podía abordar en provincia, seguramente me perdí de glorias, pero lo que tomé como decisión de producción fue capitalizar la diversidad que representa la Ciudad de México”, indicó el director.

Óscar de la Borbolla, Claudia Hernández de Valle-Arizpe, Pilar Jiménez Trejo, Carmen Gaytán Rojo María Elena Moreno, Natacha Lopvet Mrikhi, son algunos de los nombres que ofrecieron sus testimonios, narraron de forma apasionada y sin miedo a la cámara los primeros encuentros con la poesía de Sabines.

El director del filme destacó que no existe una intención didáctica ya que considera contraproducente además de alejar al público: “si se desprende de alguna forma y por lógica un fomento a la lectura, creo que Sin Dios y sin Diablo no informa al público sino que lo seduce, trata de envolverlo con el clima de la obra de un cierto autor y que la inquietud lo lleve a ir a comprar el libro y leerlo”, destacó.

Sin dios y sin Diablo se presentará en una jornada normal en la Cineteca Nacional a partir del 8 de junio, temporada a la que le seguirá un recorrido por distintos cineclubs, tanto dentro de la Ciudad de México como por el interior del país, además de la realización de una versión para televisión, adelantó el director.

Imprimir