Mundo

Se consuma despido de Rajoy; el socialista Pedro Sánchez asume el gobierno español

Histórica moción de censura forzó la salida del líder conservador con una votación en el Congreso de 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, fue elegido ayer nuevo jefe del gobierno de España, tras obtener el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso al prosperar y consumarse una histórica moción de censura con la que forzó la salida del poder del conservador Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP), que entró en una crisis tras varias acusaciones de corrupción.

La moción, presentada hace una semana por los socialistas tras conocerse la sentencia de la Justicia española que condenaba al PP por beneficiarse de una trama de corrupción, fue aprobada por 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención.

VOTACIÓN. Sánchez contó con el apoyo de su partido el PSOE, de la coalición de izquierda Unidos Podemos y de los grupos nacionalistas e independentistas del País Vasco y Cataluña.

En contra votaron los diputados del PP de Rajoy y los de Ciudadanos (liberales), mientras que solo hubo una abstención, la de una diputada regionalista canaria.

Tras la votación y en un gesto de cordialidad, el destituido jefe de gobierno Mariano Rajoy, felicitó a Sánchez, a quien deseó suerte en el cargo, para posteriormente salir del salón de plenos seguido de sus correligionarios, mientras que en la bancada se escuchó el grito de “sí, se puede”, un lema clásico de Unidos Podemos.

JUSTIFICACIÓN. Los socialistas justificaron la moción para censurar al gobierno de Rajoy con el argumento de que el ahora exjefe de gobierno no asumió sus responsabilidades políticas después de hacerse pública la sentencia judicial, que el Partido Popular nunca reconoció.

Con la votación, Pedro Sánchez se convierte en el séptimo jefe del gobierno español y el tercer socialista desde la restauración de la democracia en 1977, y el primero que llega al ejecutivo tras una moción de censura.

Pedro Sánchez se comprometió a “atender las urgencias sociales”, así como a combatir la precariedad y la desigualdad, a la vez que asumió los compromisos europeos de estabilidad presupuestaria.

Imprimir