Ciudad

Rascón agradece que “nadie se comió a nadie”

Lo que sería la Comida por la Ciudad terminó siendo un acto proselitista a favor a Alejandra Barrales, pues recibió toda la atención posible durante el encuentro civilizado entre simpatizantes y candidatos de Frente, Humanista, Nueva Alianza y una independiente.

En punto de las 14:40 arribó la aspirante sin partido, Lorena Osornio, con un vestido azul marino; por unos cuantos minutos posó ante las cámaras y se dispuso a buscar su asiento.

Sin embargo, al llegar Alejandra Barrales alrededor de las 15:00 horas, Purificación Carpinteyro, candidata impulsada por Nueva Alianza, le ayudó a la exdirigente del PRD a bajar de su auto y la abrazó con fraternidad; ambas posaron ante las cámaras y saludaron a los simpatizantes que las esperaban.

Al entrar al salón de baile Los Ángeles, ubicado en la colonia Guerrero, los invitados eran acompañados a sus asientos por exuberantes  edecanes, pero al momento de que los asistentes vieron a Barrales, todos corrieron hacia ella.

El momento incómodo fue cuando Marco Rascón tuvo que sacar su teléfono celular y aparentar que revisaba cosas importantes para que  no se notara que se había quedado con la palabra en la boca.

A Lorena Osornio le pasó lo mismo, pero ella optó por buscar a su acompañante más cercano para iniciar una conversación.

Minutos más tarde comenzó el banquete que estuvo dividido en tres tiempos: primer tiempo, tamal oaxaqueño, pescadillitas y flautas; segundo tiempo, Pork Belly, Chamorros de cerdo, ensalada de nopales y frijoles con maíz; tercer tiempo, natilla, arroz con leche y café de olla.

Los asistentes fueron acomodados de manera estratégica, con la finalidad de que los simpatizantes de diferentes partidos convivieran entre ellos, pero la mayoría se sentaron con sus conocidos y sólo pocos desconocidos cruzaron palabra.

Incluso una mujer que fue acomodada en una mesa, comió sola y todo el tiempo mantuvo un semblante serio y de aburrimiento.

La mesa más popular fue la de los candidatos y donde se encontraba Cuauhtémoc Cárdenas, acompañado por Alejandra Barrales, Carpinteyro y Lorena Osornio

Sin embargo, quienes platicaban eran Purificación y Alejandra, ya que Osornio sólo se limitaba a sonreír y asentir con la cabeza con cualquier comentario. 

Quien también aprovechó del encuentro fue Karen Quiroga (aspirante a la alcaldía de Iztapalapa), que se sentó frente a Barrales; la candidata estuvo todo el tiempo acompañada por el presidente del PRD en la capital, Raúl Flores.

En el escenario podía observarse una gran lona blanca con la leyenda: “Comida por la Ciudad” y la figura del actor Jesús Ochoa; el actor mexicano fue el anfitrión de la tarde y quien se tomó algunos minutos para contar algunos chistes y presentar a cada candidato.

El primero en hablar fue Marco Rascón y aprovechó para leer un poema de Bernal Díaz del Castillo y agradecer que “nadie se comió a nadie”.

Lorena Osornio, con su nerviosismo característico, aseguró que la lucha de cada candidato es para la capital y las elecciones son un acto importante en la que la ciudadanía debe representar.

Mientras que Purificación Carpinteyro criticó a Claudia Sheinbaum: “Quería decirles que si tuvieron la oportunidad de ver el debate en el que participamos la mayoría de los candidatos y digo casi por la subordinada de ya saben quién y que por cierto nunca participa porque ya sabes quién no la deja”, comentó.

Durante su participación habló de la candidata morenista pero enfatizó que todos los contendientes concuerdan en los mismos propósitos para resolver los problemas que tiene la Ciudad de México.

Finalmente, Barrales pidió el cierre de filas, lo que ocasionó gritos y ovaciones de los asistentes; al terminar el evento los candidatos se tomaron de la cintura y posaron para las cámaras, en civilidad.

 

 

“Yo voy solo hasta la urna”, asevera Rascón

El anfitrión y organizador de la comida, Marco Rascón, comentó que él seguirá su camino, ya que sus ideas y propuestas son distintas a las que proponen sus contendientes, “intentan hacer un bloque de todos contra Sheinbaum, pero para una coalición, tendríamos que ver de ¿qué se trata, por dónde iría?”, comentó.
“Yo tengo una plataforma, tengo mi diario, tengo un programa, obviamente si con alguien no coincido es precisamente con la plataforma de Mikel”, explicó si en caso de una coalición con el priista, el tampoco estaría presente; “yo voy solo hasta la urna”, agregó.
Respecto a la invitación de Barrales, dijo que podría unirse al gobierno que se integre después de las elecciones.

Puri: “alianza sí, pero ¿quién le gana a Morena?”

La candidata del Partido Nueva Alianza señaló que está dispuesta a participar en un gobierno de coalición, pero no especificó cuándo ni por quién declinaría.
Y expresó: “Habría que ver quién realmente le podría ganar a Claudia, quien pueda hacerlo es quien debería encabezar ese gobierno de coalición al que yo estaría dispuesta a unirme”.
“no sé cómo sería la forma ni la figura, pero sí estoy de acuerdo y apoyo un gobierno de coalición”, afirmó la candidata.

 

“No declinaré; quieren vivir del erario”: Osornio

En la Comida por la Ciudad de México, en la que Barrales no fue la única que dio de que hablar, el resto de candidatos mostró su postura conforme la situación de realizar un gobierno de coalición como lo comentó Alejandra Barrales del Frente o Mikel Arriola del PRI.
Lorena Osornio, candidata sin partido, rechazó realizar una coalición con algún otro partido ya que “sólo sirven para que los institutos políticos mantengan su registro y sigan viviendo del erario público”, explicó.
Señaló que los recursos entregados a partidos deberían usarse para obras en la ciudad; agregó que “sería posible dar mantenimiento a infraestructura relacionada con salud, movilidad y abastecimiento de agua”.

 

Imprimir