Bienestar

Tomar abundante agua previene la deshidración

Tomar dos litros de agua ayuda en esta temporada de calor.

Se recomienda solo utilizar agua que ha sido propiamente desinfectada

La Secretaría de Salud (SEDESA) del Gobierno de la Ciudad de México, recomienda a los habitantes de la Ciudad de México y a visitantes, consumir suficiente agua, al menos dos litros al día, ante las altas temperaturas que se registran en la CDMX y que han rebasado los 32 grados centígrados.

La cantidad óptima a beber para estar seguros de estar bien hidratados, es saciar nuestra sed por la ola de calor, pero es necesario agregar un poco más, para resistir mejor los periodos con altas temperaturas.

Siempre es conveniente para nuestro organismo beber antes de tener sed, ya que cuando esta sensación aparece se ha perdido peso corporal en líquidos, es decir ya estamos deshidratados.

Para evitar problemas de insolación, deshidratación, inflamaciones, mareos y otros males relacionados con el incremento de las temperaturas extremas, se recomienda que las personas no se expongan constantemente al sol, en las horas en que el calor es mayor, entre 11:00  y 18:00 horas.

Si por actividades de trabajo hay que estar en la calle, se recomienda usar gorra, sobreros, sombrillas, vestir ropas holgadas que no esté ajustada al cuerpo y protector solar.

Las manifestaciones clínicas que se relacionan con el calor, pueden ser trastornos menores, por ejemplo, cuando alguien se le pueden hinchar las piernas, lesiones el piel y agotamiento; mareo y dolor de cabeza, por estar mucho tiempo parada, caminar mucho cuando se presenta el aumento de calor, y entonces se requiere reposo y el consumo de suficiente agua.

Lo recomendable es que cuando aparezcan las primeras manifestaciones, no automedicarse, sino acudir a los servicios médicos de la CDMX lo antes posible, donde se identifique el tipo de padecimiento y se prescriba el tratamiento adecuado.

Es importante también que la población asuma muchas medidas preventivas sobre la calidad del agua, higiene, preparación y consumo de bebidas y alimentos para evitar riesgos de infecciones intestinales, diarreas  y deshidrataciones.

Se recomienda solo utilizar agua que ha sido propiamente desinfectada, si se tiene disponible de agua embotellada, que no haya sido expuesta al sol.

Si no tiene agua embotellada, debe hervir el agua para que sea segura, ya que de esta manera se eliminará la mayoría de los tipos de organismo presentes que causan enfermedades.

Si el agua esta oscura, fíltrela por medio de paños limpios o permítale que se deposite y remuévale el agua clara para hervirla.

Si no puede hervir el agua, puede desinfectarla usando el blanqueador que se utiliza en el hogar. El blanqueador eliminará algunos, pero no todos los tipos de organismos que causen enfermedades, que puedan estar presentes en el agua.

Si el agua esta oscura, fíltrela por medio de paños limpios o permítale que se deposite y remuévale el agua clara para desinfectarla.

Asimismo se pide no consumir alimentos en la calle, hervir los alimentos que estaban en refrigeración antes de consumirlos; si va a consumir  hielo o helados, tener la seguridad que se hayan preparado con agua embotellada, con agua hervida o con agua desinfectada y no consumir los alimentos después de la fecha de caducidad.

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, igualmente  las frutas y verduras y todos los equipos, los cuchillos, las tablas de cortar que se utilizan para la preparación todos los alimentos.

Para mayor orientación la población puede llamar a los médicos y nutriólogos de Medicina a Distancia al teléfono 5132 0909, las 24 horas todos los días.

Imprimir