Crean mapa sobre el asentamiento maya de Dzibanché | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 02 de Junio, 2018

Crean mapa sobre el asentamiento maya de Dzibanché

Crean mapa sobre el asentamiento maya de Dzibanché | La Crónica de Hoy
Los asentamientos mayas están bajo la selva.

Investigadores de la  UNAM  y de la escuela e instituto nacionales de Antropología e Historia (ENAH e INAH) lograron hacer una aproximación precisa de la estructura arquitectónica del sistema de asentamiento Dzibanché y los centros de Ichkabal y El Cedral, Quintana Roo, además de identificar una “red de carreteras” que unía a estos centros ceremoniales.

En un comunicado, la máxima casa de estudios señala que los integrantes del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) y sus pares de la ENAH e INAH también encontraron la infraestructura de producción agrícola que consistía en campos levantados, camellones, albarradas y obras para el almacenamiento de agua en gran escala.

Con este nuevo mapa se generan varias preguntas, añade la institución, porque se observan sacbés que conectan Dzibanché, Kinichná y Tutil, más anchos que el Periférico de la Ciudad de México, pero ¿por qué tenían ese tamaño? Asimismo, se aprecia una impresionante infraestructura hidráulica, decenas de aguadas, una de 365 por 375 metros y tres metros de profundidad, para almacenar millones de litros de agua, o unidades domésticas, una tras otra. ¿Cuánta gente habitó la ciudad? Éstos son sólo algunos cuestionamientos por resolver.

Con tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging), capaz de “penetrar” con pulsos de láser la cubierta vegetal —con árboles de hasta 20 o 30 metros de altura—, “hemos visualizado la integración del espacio urbano: unidades habitacionales, infraestructura agrícola y de comunicaciones, edificios relacionados con el poder, todo en una sola imagen. Todo está bajo la selva”, explicó Gerardo Jiménez Delgado, del IIA.

Luego de procesar los datos recabados por una compañía, Gerardo Jiménez obtuvo una imagen que permite apreciar los espacios agrícolas, fundamentales para el abastecimiento de alimentos, tanto en las partes bajas que se inundan estacionalmente, como en las altas, con lo cual se aprovechaban los terrenos durante todo el año.

Resulta sorprendente la parte de infraestructura para producción de alimentos y abastecimiento de agua. En una sola imagen se observa un fenómeno urbano totalmente integrado, resaltó el universitario.

Imprimir